opinión

Lo peor es casi posible

Un titulo tan pesimista hace referencia a que en un futuro cercano estalle un conflicto regional en Medio Oriente, y que tenga como protagonista principal al estado iraní. Esto tendría consecuencias muy graves y desastrosas, no solo para todo los contendientes, sino también para el conjunto de la humanidad. Por Edgardo Mendoza.
jueves, 12 de enero de 2012 · 12:16
Un titulo tan pesimista hace referencia a que en un futuro cercano estalle un conflicto regional en Medio Oriente, y que tenga como protagonista principal al estado iraní. Esto tendría consecuencias muy graves y desastrosas, no solo para todo los contendientes, sino también para el conjunto de la humanidad. En otras oportunidades el planeta ha enfrentado situaciones parecidas y a veces ocurrió lo peor. Un ejemplo lo constituye, hace casi un siglo, lo que se denominó la Primera Guerra Mundial. Durante muchos años las potencias europeas estuvieron amenazándose  con ir a un conflicto para solucionar diversos problemas que las distanciaban. En 1914, se prefirió paralizar la diplomacia y dejar hablar a los cañones, el resultado fue  una guerra espantosa que duro cuatro años y donde nadie obtuvo lo que esperaba. Sin embargo la inmensa mayoría de los historiadores admiten hoy que conla negociación diplomática se hubiese obtenido mucho más que lo que produjo el conflicto.

Hoy con Irán, ocurre algo parecido, muchos análisis y pronósticos conducen a la vía militar y los resultados serian desastrosos. El problema viene desde 1979, cuando nuevas autoridades se impusieron en Irán, y se transformaron en un enemigo tenaz para Estados Unidos, Israel y las principales potencias europeas. Desde entonces occidente a tratado de desestabilizar al gobierno iraní, con intervenciones solapadas, o mediante la guerra que Irak declaro a Irán y que duró diez años. Sin embargo los iraníes han demostrado ser un hueso duro de roer, han superado todos los obstáculos e interferencias, y están firmes como una roca. Han logrado aliados importantes en el Líbano y luego de la retirada estadounidense gran parte de la población irakí simpatiza  con los postulados de las autoridades de Irán.

Es muy difícil derrotar a los iraníes, pues su fortaleza reside ante que nada, en  un gran fermento religioso. Se creen sostenidos por el mismo Alá y su profeta Mahoma y esto los lleva a actuar con un gran fanatismo, son además inmensamente ricos, pues poseen enormes reservas petrolíferas que explotan en forma racional y para beneficio del conjunto de la población. Esta riqueza les ha permitido construir una importante industria bélica para lo cuan han contado con la ayuda inestimable de Rusia uno de sus grandes vecinos. También han iniciado un importante desarrollo en lo referente a la industria nuclear y son muchos los que piensan que solo es cuestión de tiempo para que logren  producir bombas atómicas. Otro elemento que suman a la fortaleza iraní, lo constituye la demografía pues es un país de 72 millones de habitantes, la mayoría dispuestos al sacrificio total. La geografía es también uno de sus aliados, porque es un país de 1.870.000 Km. cuadrados, lo que hace muy difícil y costoso ocuparlo y está tan estratégicamente emplazado que con pocos esfuerzos pueden interrumpir las rutas comerciales por donde circula el 35% del petróleo que se consume en el planeta.

Un ataque a Irán se genelizaria muy pronto en un conflicto regional que abrazaría a Siria, Israel, Irak, Arabia Saudita, los emiratos del golfo pérsico y a unos cuantos estados más. Otra víctima seria el petróleo que muy fácilmente podría en pocos días duplicar su precio actual. Si esto ocurre la ya frágil economía de la Unidad Europea se iría al garete. Que es donde se van los barcos cuando hay tormentas espantosas.

Que la diplomacia pueda superar esta situación, sí es una posibilidad. Sino espero que al menos Dios nos atrape confesados.

Comentarios