Mirá la galería de dibujos

Conmovedor diario que dejó un rehén ejecutado por FARC a su hija

El policía Edgar Yesid Duarte, ejecutado por la guerrilla colombiana el 26 de noviembre pasado, dedicó cada noche de sus 13 años de secuestro a crear 17 cuentos para su hija.
jueves, 15 de diciembre de 2011 · 19:01

"Como homenaje de amor, te hice este cuaderno, que espero guardes como un tesoro de amor que te haga recordar, cada vez que lo veas, a tu lejano y difuso padre, confinado a una selva cumpliendo una sentencia que, por capricho, los hombres inventaron, pero que, aun así, ni la distancia ni el tiempo podrán hacerme olvidar el angelito que por amor engendré", le escribió Edgar Yesid Duarte a su hijita Viviana.
 
El cuaderno tiene 177 páginas y está exhibido en un altar junto con la foto del coronel asesinado el último 26 de noviembre. Él y sus tres compañeros llevaban más de 10 años secuestrados en la selva cuando fueron ejecutados con un tiro de gracia por la espalda.
 
La última vez que Viviana vio a su padre tenía 2 años. "Una de las cosas que más me impactaron es un dibujo de un león amarillo que intenta soltarse de varios lazos que lo tienen amarrado, pero está así, amarrado", contó la joven de 16 años en diálogo con el diario colombiano El Tiempo.
 
"Los encontraron los investigadores de la Fiscalía que llegaron al lugar donde ocurrió el múltiple asesinato. Estaban ahí, tirados en la selva del Caquetá", agregó. Desde que le dieron el cuaderno, en una ceremonia en el Club de Agentes de la Policía, la adolescente no para de leerlo. "Yo creo que él lo que buscaba era educarme a medida que iba creciendo -dice Viviana-. Cada valor que quería enseñarme, cada norma, todo lo que pensó en decirme en persona, lo escribió y lo dibujó en estas hojas".
 
Duarte ocupaba las noches en su proyecto. En cada dibujo que sumaba al cuaderno imaginaba una charla con su pequeña hija. Eso hizo durante los 13 años que duró su cautiverio en la selva colombiana. Escribió 17 fábulas. En la página 31, hay una titulada El cerdo millonario. "Es una lección de humildad que me da. Se trata de un puerquito que lo tiene todo, comida, ropa, joyas y dinero. De tanto ostentar, un día explota de gordura", contó Viviana.
 
La joven, que se fue a vivir a Francia hace dos años, regresó al país hace un mes para unirse a la Caravana de la libertad, que organizó el periodista Herbin Hoyos. Cuando las motocicletas iban llegando a Popayán, las familias de los cuatro uniformados asesinados recibieron la noticia. "Me llamó mi abuelito y me dijo que algo había pasado, que había escuchado en radio una operación de rescate -relata la joven-. Luego, hubo otra llamada y todo fue llanto".

Comentarios