DEPORTE EXTREMO

Video: Un avistaje de ballenas no deseado

Una mujer en una tabla de surf y dos personas en un kayak estuvieron muy cerca de ser tragados por dos ballenas jorobadas que emergieron con sus fauces abiertas a pocos metros de donde se encontraban. Mirá el video realizado en Santa Cruz, California.
lunes, 07 de noviembre de 2011 · 18:48

Una mujer en una tabla de surf y dos personas en un kayak estuvieron muy cerca de ser tragados por dos ballenas jorobadas que emergieron con sus fauces abiertas a pocos metros de donde se encontraban.

El incidente es uno de los tantos que han sucedido ultimamente en esta área, donde un pequeño grupo de ballenas jorobadas se han estado alimentando de las anchoas que habitan allí. Las ballenas son una gran atracción para los kayakers y se supo que al menos uno fue golpeado y un bote fue dado vuelta por las emormes bestias.

La presencia de las ballenas ha creado una atmósfera circence, lo que obligó a la presencia de las autoridades que se están encargando de mantener al público a una distacia segura para evitar peligros mayores.

"El oficial del bote de la Patrulla de la Bahía estuvo ayer tratando de alejar a las personas de la ballenas," le comentó  el Miércoles Paul Michel, presidente de Santuario Marino de Monterey al periódico Santa Cruz Sun Sentinel. "Hoy salimos al agua otra vez, pero las ballenas se alejaron. Una vez que los peces se fueron el grupo se dispersó. Las ballenas van donde esté su comida, por lo que cuando regresen este fin de semana, estaremos preparados para cuidarlas."

Oficiales del Departamento de Pesca y Fauna Salvaje y la patrulla de Santa Cruz le explicaron a los curiosos que las ballenas están protegidas por la ley federal y que existen multas de entre $2,500 y $32,000 por molestarlas. Los presentes cooperaron en su gran mayoría.

Las ballenas jorobadas, que pueden medir 50 pies y pesar 40 toneladas, son fáciles de localizar porque cuando se alimentan de los cardumenes de anchoas, las gaviotas aprovechan para comer, lo que se divisa a la distancia. Y por su puesto cuando emerjen verticalmente con las fauces abiertas para atrapar los peces, es casi imposible no verlas.

Comentarios