Análisis

La justicia, bajoneada

Hoy la justicia sanjuanina no tuvo un buen día y el ánimo de quienes la imparten estuvo por el piso. Informática, sueldos, imagen pública, en el tapete. Enteráte qué se comenta en el interior de los despachos. Por Gustavo Martínez
jueves, 09 de febrero de 2012 · 19:09

“Los otros días vi una encuesta en donde la Corte Suprema de Justicia está considerada como una de las mejores instituciones del país, incluso, por encima de la Iglesia. Pensar que hace algunos años atrás era mala palabra. Yo me pregunto: ¿qué falta para que en el interior, sobre todo en mi provincia, se produzca ese cambio?”, se preguntó el responsable de un juzgado penal de la planta baja ante este periodista. La introspección tenía que ver con el día complicado que tuvieron los responsables de la justicia sanjuanina, a lo que se suma problemas económicos y las pocas perspectivas de un cambio para bien en un futuro cercano.

Es que arrancaron el día con el sistema informático caído durante toda la mañana, lo que provocó que los abogados hicieran cola en los juzgados para reclamar por no poder litigar. “No se pudo hacer nada en toda la mañana. Encima que la gente en la calle descree en la justicia. Y, con razón, todos dicen que es lenta. Con este tipo de complicaciones, es imposible revertir esa imagen”, comentaron en el despacho de un juzgado penal del primer piso.

A esto se agrega que, por lo bajo, desde los jueces hasta los empleados esperan todos los días alguna noticia respecto de una mejora en el sueldo. Argumentan que “desde marzo del año pasado no recibimos ni un centavo de aumento. Con la inflación que hay, cada vez alcanza menos”, comentó una secretaria.

Una alta funcionaria con una visión más global de la situación judicial dijo que “lo peor es que la Corte que tenemos no atina a hacer nada. Ni para bien, ni para mal. Ni se van, ni dejan que nada cambie. Parece que eso le conviene a todo el mundo porque nadie hace nada para cambiarlo”.
Un reclamo nada nuevo. Pero que cada vez aflora con más facilidad desde los despachos judiciales.

Comentarios