¿Era descabellado?

Revelaron el insólito pedido de Falabella para no irse del país

Un reconocido economista contó qué pedía la multinacional para quedarse y por qué no pudo llegar a un acuerdo con ningún grupo inversor.
miércoles, 7 de abril de 2021 · 12:09

Finalmente Falabella cerró todos los locales del país y en los próximos 2 meses venderán la mercadería que aún tengan disponible únicamente de manera online en los tres locales que todavía tienen stock. Al respecto, el economista Carlos Burgueño contó en MDZ qué pedía la multinacional para quedarse y por qué no pudo llegar a un acuerdo con ningún grupo inversor.

Todo comenzó cuando los dueños de Falabella, que son los miembros de la familia Solari de Chile, firmaron un acuerdo con Columbus Merchant Banking, un banco especializado en encontrar compradores o inversores para grandes emprendimientos. Las opciones que se pusieron sobre la mesa fueron 3: conseguir un socio local que aporte capital (para así no desprenderse del negocio en Argentina), la venta total (alguien que compre Falabella, Sodimac y CMR) y el cierre. 

A casi un año de conocerse aquella noticia, Burgueño contó cuáles eran las internas del pedido que Falabella le hacía a sus posibles "compradores". "En realidad buscaban un socio que pagara el 80% del capital, los Solari mantener el 20% y dentro de un tiempo contar con la potestad para volver a comprar ese 80% a un precio predeterminado", explicó.

"El esquema de negocio que proponía Falabella no interesó a ningún comprador", resumió el especialista al medio de la vecina provincia de Mendoza.  Además, ese comprador se tenía que comprometer a mantener el esquema de negocios de la firma chilena. "Sé que hubo interesados, pero el pedido de dinero que hicieron eran muy abundante", concluyó.

¿Cómo es el modelo de negocio de Falabella?

 "Los empresarios chilenos están acostumbrados a importar: van a China, negocian determinada cantidad de productos y los distribuyen en todas las bocas del mundo. Pero Argentina le dice 'acá tenés que vender nacional' y ellos no se dedican a eso, el negocio es otro", resumió Burgueño. "Por eso tomó la decisión Falabella, porque en un esquema de recesión y con una proyección futura sin poder importar, el negocio no cuadra, conviene más cerrar que seguir", concluyó.

Comentarios