Panorama incierto

En San Juan: el nuevo Penal freezado y otras megaobras con lento avance

El presupuesto provincial para obras generales quedó reducido a la mitad en pos de luchar contra el coronavirus. La estrategia oficial para no perder puestos laborales.
martes, 5 de mayo de 2020 · 13:09

En el Ministerio de Obras provincial están trabajando con una ingeniería día a día y sin proyecciones a largo plazo, con la meta de no tener que tomar la decisión drástica de parar ningún proyecto. El escenario es complejo, porque el presupuesto para obras generales ha quedado reducido a la mitad y el Gobierno tuvo que sentarse con los empresarios para ajustar pautas de trabajo con nuevos parámetros, con la consigna de no perder puestos de trabajo. En este marco, uno de los proyectos insignes de este año, el nuevo Penal de Ullum, quedó en stand by, según confirmaron desde el Ministerio.

“No hay ninguna obra que esté totalmente neutralizada, algunas siguen con ritmo normal y otras con ritmo menor. Hemos tenido instrucciones de cuánto podemos manejar en el próximo trimeste y con eso nos hemos manejando con los empresarios”, dijo el secretario de Obras provincial, Alberto Demartini, a Tiempo de San Juan.

Para poder seguir adelante, el Gobierno generó con las constructoras pautas por trimestre, de abril a junio,  y acordaron sentarse entonces para ver cómo continuar en el trimestre siguiente. El funcionario confirmó que se manejan para estos tres meses con números ajustados entre un 40 y un 55%. “Posiblemente en junio la situación sea diferente y podamos acelerar algunas obras o sea peor y tengamos que neutralizar trabajos”, graficó Demartini sobre el futuro incierto. A esto se suma que algunos empresarios registraron un parate particular por falta de materiales o de stock de proveedores de afuera que se complicó llegar por la pandemia.

Lo que sí está claro es que en estos momentos la mira está centrada en las obras que se relacionen con lo sanitario en el marco de la emergencia por el COVID-19, y para esos proyectos  se ha buscado que el ritmo no solo sea normal sino que sea rápido, afirmó el secretario. El proyecto más avanzado es el de las refacciones al hospital mental Julieta Lanteri. Este lugar cuenta con 4 grandes salas de internación que están pensadas para el hospital polivalente, cada una de estas salas albergan unas 16 camas, lo que permitirá utilizar una de las salas para la internación de los pacientes de COVID-19. Posiblemente en 20 días se pueda disponer de este nosocomio, dijo Demartini.

Para el resto de las obras en marcha que no sean sanitarias, se ha dispuesto alargar los plazos de dos a seis meses, mientras que las obras nuevas se dejaron en stand by hasta junio para ver si pueden retomarse los contratos e iniciarse trabajos en el segundo semestre. Por otro lado, los procesos licitatorios que estaban en puerta a principios de año, se van a tener completos en lo administrativo de manera de que si aparecen fondos más adelante se puedan lanzar inmediatamente. “Todavía no hay obras sacrificadas”, resaltó el funcionario.

En el nuevo esquema de trabajo se ven movimientos en el velódromo de Pocito (a cargo de la UTE integrada por  Petersen Thiele y Cruz, Construcción y Mandatos, Mapal , Cinter e Industria Metalúrgica Jaime), que sigue pero con límite de avance mensual, por lo que su plazo de obra se estirará y no se podrá tener listo cuando se tenía previsto el año que viene. Esto no es un dato menor, porque el Gobierno quería tenerlo a punto para los World Roller Games que tendrán como sede a  Buenos Aires y San Juan en la edición 2021. Eso, antes de la pandemia que incluso está modificando los calendarios de eventos en el mundo, con lo cual se abre un gran signo de interrogación sobre si se hará el certamen. Quizá si se pospone, se pueda llegar con las obras locales a tiempo.

En el caso de la terminación del llamado “Museo Titanes”, en el predio cercano al Parque de Mayo, “bajará abruptamente su ritmo de obra”, indicó el funcionario. También se han dejado vigentes obras chicas pero no menos importantes,  de infraestructura escolar por ejemplo. Además de algunas aisladas como la remodelación del balneario de Zonda.

El Penal de Ullum, congelado

El megaproyecto del Penal de Ullum, en el abanico de las nuevas obras con  todo listo para iniciar, quedó en el freezer, con este nuevo contexto financiero del Ministerio de Obras. Demartini explicó que “está en stand by. El contrato está acordado pero estamos esperando que haya una claridad en cuanto a números. Por la situación financiera que trajo la pandemia, habrá muchas certificaciones de obras que hay que hacerles frente por lo que queremos ser cautos y ordenados”.

La construcción de este establecimiento, que se proyecta sobre el camino de Matagusanos, había quedado en boxes a fines del año pasado y luego se informó desde el Ministerio de Obras Públicas que estaban a punto de firmar el contrato con la UTE conformada por las empresas Cicon, Daz, Chiconi y Sat.

La obra ya venía con altibajos y quedó en riesgo con la crisis económica del año pasado, cuando se tuvieron que renegociar los términos del acuerdo para poder iniciar los trabajos. Allanado este camino, ahora se presentó el coronavirus.

No obstante en su discurso de inicio de sesiones de la Legislatura, apenas iniciada  el primero de abril, Sergio Uñac dijo que la nueva Penitenciaría Provincial en Ullum con una capacidad para 1.220 plazas se iniciaría este año e incluso precisó “en los próximos días”. Ahora habrá que esperar.

Más de

Comentarios