previsión

Analistas corrigen proyección de inflación y ahora estiman que será del 45% en 2019

El peso sufrió una nueva devaluación ayer cuando el dólar aumentó un peso en un solo día y presionó más sobre los precios de bienes de consumo
jueves, 25 de abril de 2019 · 10:35

El dólar volvió a escalar el miércoles, subió un peso en un día y cerró a $44,90 vendedor en el Banco Nación. Esta nueva devaluación de la moneda local mete más presión sobre los precios de bienes de consumo. Frente a esta incertidumbre cambiaria, los analistas corrigieron sus proyecciones de inflación para 2019.

Antes calculaban que este año el IPC sería de alrededor del 40%, pero ahora hablan de 45%, un número similar al de 2018, cuando cerró 47,6 por ciento.

"Un aumento en el precio del dólar tan cerca de fin de mes puede impactar, en cierta forma, en la medición de abril pero se va a notar más en mayo", afirmó Camilo Tiscornia, director de la consultora C&T Asesores. Según detalló el especialista en diálogo con TN.com.ar, los artículos que primero "reaccionan" a un evento cambiario "son los alimentos y los de limpieza".

Para el economista Hernán Hirsch la credibilidad en la capacidad del Banco Central para controlar al dólar resulta escasa y las políticas de tarifas y precios congelados anunciadas la semana pasada por el gobierno de Mauricio Macri, no ayudaron.

Por eso corrigió al alza y ya proyecta un IPC Nacional de 47% en diciembre. Coincidió el analista Mariano Kestelboim, quien también modificó hacia arriba su proyección: espera que sea de 40-45 por ciento.

El investigador de la Universidad del Salvador, Héctor Rubini, estima que en los próximos 15 días habrá correcciones generalizadas en todas las consultoras. Él proyecta una de 40-42%.

LCG, que manejaba un 38%, también corrigió y prevé una por encima de 40%. Y además anticipa que puede haber nuevas correcciones.

Ecolatina, que proyectaba 39%, en la misma línea alcista, ya ve un piso de 40%, según BAE.

Las medidas lanzadas por el Gobierno durante la semana pasada, que buscaron moderar la expectativa de devaluación y por ende la de aceleración de precios, podrían haber surtido un efecto contrario. Tanto la medida de aplanar el techo de la Zona de No Intervención (ZNI) como el congelamiento de precios fueron leídos en forma negativa y eso impactará en la dinámica de precios.

Kestelboim explicó: "El Gobierno tomó medidas justo después de haberlas deplorado durante mucho tiempo y eso fue una forma de exponerse ante la sociedad y los mercados. Reconoció la problemática y perdió la credibilidad que le quedaba. Eso agrava el proceso inflacionario porque empeora el desequilibrio externo".

En esa misma línea, Hirsch afirmó que, lejos de percibir certidumbre respecto al tipo de cambio y los precios, "la lectura del mercado fue negativa ya que agravan el problema de la falta de acceso al mercado de deuda y van dejando entrampada a la política económica en la falta de credibilidad e inconsistencia macro".

Fuente: iProfesional 
 

Comentarios