El análisis del día

¿San Juan tiene chances de tener una partecita de YPF?

Hasta ahora, el proyecto oficial señala que las dueñas serán sólo las provincias petroleras. Pero hay un par de alternativas para que les hagan un lugar al resto. Mirá cuáles. Lo que hay que ver de YPF con ojos sanjuaninos. Por Sebastián Saharrea.
lunes, 23 de abril de 2012 · 13:25

Con ojos argentinos, parece necesario seguir de cerca la información sobre YPF para no perder el rastro de un tema de tan alto impacto. Y parece que es así nomás: uno descubre a cada paso que YPF no es un tema político más, sino que ha conseguido perforar esa barrera que suele ponerle el gran público a estos asuntos.

Como sanjuaninos, hay un par de consecuencias adicionales en el debate que seguramente estarán impactando sobre los intereses provinciales:

-Uno de ellos, el efecto que dejará el debate de YPF sobre la actividad minera. El editorial del fin de semana abundó sobre el asunto (Efecto YPF: el petróleo hace festejar y la minería relojea): sintéticamente, se trata de medir si la minería será la próxima estación en la proyección del Estado sobre los recursos naturales no renovables, o la resonancia que tiene el uso en el debate petrolero de términos como empresas transnacionales, o el costo del daño ambiental en el sentido de que cuanto más se descubra, mejor para los intereses nacionales porque YPF costará menos.

-Otro punto de interés para los sanjuaninos es en qué situación queda Eskenazi. No son sanjuaninos, pero es como si lo fueran: disponen del paquete mayoritario del Banco San Juan y de varias empresas que operan en la plaza local. La familia Eskenazi quedó en una situación complicada: no fueron retirados de su participación accionaria en YPF, pero sí debieron dejar sus cargos en la conducción y no recibirán dividendos en los próximos años. Eso hace que los vencimientos de deuda por el crédito que asumieron para comprar YPF puedan ser más pesados el propio peso de las acciones. Y no es un dato menor para la provincia que el grupo empresario que conduce el  banco caiga en problemas financieros.

-Y el tercer punto de interés para San Juan es la posibilidad o no de quedar con alguna parte de la empresa expropiada. Hasta aquí, el proyecto enviado por Cristina al Congreso habla de hacerse del 51% de las acciones en manos de Repsol, y de ese 51% retener el  51%, mientras el 49% se dejará en manos de las provincias productoras de petróleo, que son 10.

Pero no está dicha la última palabra. El senador socialista por Santa Fé Rubén Giustiniani, anunció que planteará en el reciento el miércoles que todas las provincias pasen a ser dueñas de YPF, y no sólo las petroleras. Santa Fé no produce crudo, pero sí soja, cuyas retenciones viajan coparticipadas a todas las provincias del país, no sólo las productoras. En ese espejo se mira.

Y Daniel Scioli, el gobernador bonaerense que tampoco produce crudo, anunció que buscará ingresar al paquete accionario porque en el Sur del conurbano (Ensenada y Berisso) YPF refina la mayor parte del petróleo nacional.

No parece haber demasiado clima para abrir la participación accionaria al resto de las provincias, pero hay dos distritos fuertes –Santa Fé y Buenos Aires- que harán en el intento. San Juan y las provincias más chicas que no tienen crudo ataron su suerte a ellas.

En su visita a la provincia, Cristina agradeció a los legisladores opositores que anunciaron su apoyo a la expropiación de YPF, como el caso de Giustiniani. Y sobrevuela la posibilidad de abrir el proyecto para incorporar algunos agregados que puedan legar desde el Socialismo y el Radicalismo. Sería no sólo un gesto de apertura democrática sino de sumo interés para los más chicos que ven al crudo desde lejos. Como San Juan.

 

 

Comentarios