Vuelta a San Juan

Ciclistas no videntes: El tándem sanjuanino pide pista

Las duplas sanjuaninas que hicieron podio en el Villicum hablaron de los sacrificios que hacen para correr y quieren más carreras de ruta para el ciclismo adaptado.
sábado, 02 de febrero de 2019 · 21:47

Los ciclistas de tándem sanjuaninos celebraron en la Vuelta Inclusiva que hubo en el Villicum. Pero para llegar a esta edición de la vuelta de ciclistas con discapacidad tuvieron que trabajar mucho durante el año. Ellos cuentan su vida por la bicicleta y también los sacrificios que hacen para poder competir. El trabajo de los guías, las pocas oportunidades para personas no videntes y las ganas de poner el corazón en los entrenamientos. 

El tándem es la modalidad de una bicicleta doble donde viaja el guía en la parte de adelante y el competidor disminuido visual o no vidente en la parte trasera; ambos tienen el mismo nivel de exigencia en competencia.

Mauricio Aguirre y Néstor Quintero tienen que entrenar al menos dos veces a la semana. Mauricio  vive en Albardón y debe viajar 10 kilómetros para buscar a su compañero para poder entrenar. El guía dedica toda la tarde para poder trabajar junto a su compañero.

Mauricio Aguirre también es instructor de ciclismo de la Secretaría de Deportes. Néstor nos contó que “no es fácil entrenar, tenemos que esperar nuestra guía y pedalear dos horas por lo menos. La verdad que estamos muy contentos con esta Vuelta Inclusiva, es la segunda vez que corremos”. Quintero pidió que haya un calendario de competencias en la provincia. 

La otra dupla, José Alvarez y José Lahora tienen una realidad parecida. Lahora trabaja en un hotel y sale a las dos de la tarde, de ahí se va a buscar  a su compañero y entrena tres veces a la semana. Nos contó que “es un sacrificio que hacemos para poder entrenar y competir, es algo que hacemos con mucho placer, pero hay que dejar la familia y muchas cosas de la casa para poder entrenar”.

En tanto su compañero, Álvarez afirmó: “es lindo poder dedicarse al ciclismo, es un sacrificio grande como dice mi compañero,  también competimos por segunda vez  y la disfrutamos a pleno, pero sería bueno que tengamos más competencias de ruta”.

También dijo que es masoterapeuta que es una actividad que le permite realizar su discapacidad visual, según nos contó: “a las personas con discapacidad nos cuesta mucho insertarnos en el mundo laboral”. 

Ellos corren en algunas carreras de Rural Bike en la provincia, pero pocas veces tienen la chance de poder participar en pelotones sobre el asfalto. 

Los aplausos cerrados no solo los sintió el Nico Tivani. Ellos cuando pasaron la línea de meta también se llevaron algunos. Por eso entrenarán para poder estar en la próxima Vuelta Inclusiva. 

Comentarios