Volver a empezar

El plan de Chapecoense para reconstruirse y afrontar siete torneos en 2017

El club empieza la pretemporada y toma forma la dolorosa reconstrucción; la solidaridad que no fue tal.
viernes, 6 de enero de 2017 · 07:59
Ya no es tiempo de lágrimas. Lo que había que llorar, ya se lloró. Al menos, ésa es la premisa desde la cual parten para encarar esta temporada Chapecoense , el club, y Chapecó, la ciudad del estado de Santa Catarina que se desvive por él. Aunque en la intimidad se sigan disparando algunas lágrimas por las 71 víctimas del trágico accidente aéreo del pasado 29 de noviembre, en Colombia, no le faltan razones a la nueva dirigencia, a los jugadores que quedaron y a los hinchas del Verde del Oeste para pensar de esa manera. Este año deberán disputar la Primera Liga, el Campeonato Catarinense, la Copa Libertadores, el Campeonato Brasileño, la Copa de Brasil, la Recopa y la Copa Suruga Bank. Esas siete competencias lo convierten en el club con más compromisos a nivel nacional, sin contar amistosos importantes, como el que sostendrá ante Barcelona, el 26 de agosto, por el trofeo Joan Gamper. Hay mucho para planificar. Arrancar casi desde cero, a este nivel, parece todo un desafío.

Para abrir la temporada, aunque a modo de exhibición, Chapecoense recibirá a Palmeiras en su estadio, Arena Condá, el 21 del actual. Este encuentro, anunciado ayer, en conferencias de prensa simultáneas entre ambos clubes, marcará el regreso del equipo profesional de los catarinenses tras el accidente aéreo. El verde paulista, por su parte, fue el último rival de Chapecoense; en ese partido del 27 de noviembre, correspondiente a la penúltima fecha del Campeonato Brasileño, Palmeiras se consagró campeón. "Este amistoso se desprende de la solidaridad y la grandeza de nuestro club hermano, que hizo todo lo posible para acompañarnos en estos momentos de dolor y reconstrucción", dijo Plinio David De Nes, presidente de Chapecoense. Todo lo recaudado será destinado a los locales.

El año histórico de la Chape (A Chape, femenino en portugués), el que debería ser una fiesta, será en realidad un año de reconstrucción, un antes y un después, ya que además de los 19 jugadores, toda la comisión técnica (incluido el técnico, Caio Junior) y 25 dirigentes perdieron la vida. No fueron fáciles los últimos días de diciembre y estos primeros de enero para el nuevo entrenador, Vagner Mancini, y la renovada dirigencia, debieron afinar el lápiz y gastar horas en el teléfono para armar un plantel que hoy, en la reaparición del club para la pretemporada, suma más de 20 jugadores.

Es verdad que muchos se rasgaron las vestiduras, horas después del accidente, para declarar que estaban dispuestos a prestar jugadores para el rearmado de Chapecoense. Sin embargo, del dicho al hecho. según Mancini, la mayoría de los clubes que se mostraron "solidarios" ante las cámaras no volvieron a aparecer o, en cambio, ofrecieron futbolistas de nivel inferior. De aquellas instituciones o representantes que pidieron muchísimo dinero, aún ante la situación calamitosa de los catarinenses, el entrenador prefirió "ni hablar".

La estrategia, entonces, fue simple. Trabajar en las sombras, armarse de paciencia y entablar conversaciones con futbolistas de bajo presupuesto. Recién esta semana, con los contratos ya firmados, Mancini, el director de fútbol Rui Costa y el presidente De Nes comenzaron a presentar a los refuerzos. Primero fue el turno del zaguero Douglas Grolli (surgido en las inferiores de Chapecoense), el volante Nadson (proveniente de Paraná) y el delantero Rossi (Goiás). Ayer, también en conferencia de prensa, se pusieron la camiseta verde Niltinho (Criciúma) y Dodó (Atlético Mineiro).

El resto de los jugadores serán presentados hoy en el vestuario principal del Estadio Arena Condá, en el centro de la ciudad de Chapecó, donde comenzarán los trabajos de pretemporada, tal vez la más importante en la historia de este club. Allí podrán verse algunas otras caras nuevas, como el experimentado Wellington Paulista, delantero que llega desde Curitiba, y Fabrício Bruno, ex zaguero de Cruzeiro. Además, se especula con la posibilidad de que un viejo conocido, el sobreviviente Alan Ruschel, pueda aparecer en el estadio. De todas formas, el mercado no está cerrado ni mucho menos para Chapecoense. La dirigencia continúa trabajando a toda máquina junto al departamento legal para cerrar otros contratos con profesionales, además de un grupo de juveniles que, de manera rauda, debió integrarse al primer equipo.

Tres números serán retirados

En una conferencia de prensa se anunció que los números que usaban los tres sobrevivientes de la tragedia aérea en Medellín serán retirados durante esta temporada. Por ello, ningún futbolista de Chapecoense podrá llevar en su espalda los números 89, perteneciente a Alan Ruschel; 4, de Neto, ni 40, del arquero Jackson Follman.

Bolívar hará una donación de dinero

El club boliviano le donará US$ 25.000 a su par brasileño. La recaudación se hizo a través de la venta de una edición limitada de camisetas de Bolívar alusivas al homenaje.

 

(Fuente: La Nación)

Comentarios