Fútbol internacional

El Kun Agüero clavó un golazo y Manchester City volvió a sonreír

El equipo de Guardiola, que venía de caer ante el Liverpool, se impuso 2-1 como local ante el Burnley con un hombre menos.
martes, 3 de enero de 2017 · 07:59
En 48 horas, Manchester City encontró la necesaria recuperación. Luego de la derrota ante Liverpool, que derivó en una fuerte autocrítica de Pep Guardiola, el equipo reaccionó y logró una valiosa victoria. Fue 2-1 frente a Burnley por la 20° fecha de la Premier League. Sergio Agüero ingresó en la segunda etapa, hizo un gol y le cambió la cara al local, que trepó al tercer puesto.

No fue fácil para el City, que mantuvo el orden y la paciencia por un puñado de minutos. En ese breve lapso, hasta los 15 minutos, los de Guardiola se tutearon con el gol en tres ocasiones muy claras. En la primera, el arquero visitante, Tom Heaton, le ahogó el grito de gol a Iheanacho y a Sterling. Luego, otra vez, Heaton. Esta vez para enviar al tiro de esquina un remate de Yayá Touré.

Pero Burnley pasó la tormenta y, poco a poco, salió del asedio. Ya entonces, el City se parecía poco a un equipo de Guardiola porque abusaba del pelotazo y le costaba dar tres pases seguidos. Y se complicó más con la expulsión de Fernandinho, por una fuerte falta. El City se fue al descanso en medio de un murmullo.

En el reinicio, Guardiola metió mano en el equipo: adentro Agüero y Silva, por Iheanacho y Navas. Los cambios fueron un inyección anímica para el City, que acorraló al Burnley. Así, a los 13, llegó la apertura del marcador por medio de un goleador que no estaba en los planes de nadie: Clichy. El defensor metió un derechazo bajo que se metió junto a un palo.

No fue fácil para el City, que mantuvo el orden y la paciencia por un puñado de minutos. En ese breve lapso, hasta los 15 minutos, los de Guardiola se tutearon con el gol en tres ocasiones muy claras. En la primera, el arquero visitante, Tom Heaton, le ahogó el grito de gol a Iheanacho y a Sterling. Luego, otra vez, Heaton. Esta vez para enviar al tiro de esquina un remate de Yayá Touré.

Pero Burnley pasó la tormenta y, poco a poco, salió del asedio. Ya entonces, el City se parecía poco a un equipo de Guardiola porque abusaba del pelotazo y le costaba dar tres pases seguidos. Y se complicó más con la expulsión de Fernandinho, por una fuerte falta. El City se fue al descanso en medio de un murmullo.

En el reinicio, Guardiola metió mano en el equipo: adentro Agüero y Silva, por Iheanacho y Navas. Los cambios fueron un inyección anímica para el City, que acorraló al Burnley. Así, a los 13, llegó la apertura del marcador por medio de un goleador que no estaba en los planes de nadie: Clichy. El defensor metió un derechazo bajo que se metió junto a un palo.

Guardiola festejan y cerraba sus puños cuando Ben Mee descontó tras una serie de rebotes y le puso suspenso a un partido que parecía cerrado. El gol, convalidado gracias a al ayuda de la tecnología, fue un cachetazo para el City, que sufrió más de lo pensado.

El City de Guardiola respiró aliviado y tomó una bocanada de aire. Ya suma 42 puntos en 20 juegos y está a 7 unidades del Chelsea, el líder que tiene 13 victorias consecutivas y el miércoles se enfrentará al Tottenham. Será cuestión de prenderle algunas velas al equipo de Pochettino para que baje al puntero y Agüero y compañía sigan prendidos en la lucha por el título.
 
(Fuente: Clarín)

Comentarios