Emanuel Dening : de basquetbolista a goleador

La otra cara de Emanuel Denning, el delantero y goleador de San Martín en Primera que de chico la rompía en el básquet. Jugó de base y en Unión de Goya. Según él, tenía pasta para llegar lejos pero el fútbol y los goles lo sedujeron más. Por Carla Acosta
sábado, 05 de marzo de 2016 · 14:35

Se crió en la ciudad de Goya, a unos 200 kilómetros de la capital de Corrientes, disfrutando de sus dos grandes pasiones: el fútbol y el básquet, este último una herencia de su papá Jorge Aníbal. Aunque la pelota fue su gran motor en la vida, con el aro no le fue nada mal en el club Unión, cuna del conocido deportista Federico Kammerichs. Se trata de Emmanuel Dening, artillero del Verdinegro en Primera, quien habla de su otro amor deportivo.

En las inferiores de Unión era quien dirigía el equipo en pista y ordenaba las jugadas, además de recuperar. Era base como lo fue en su momento Pablo Prigioni y como lo es hoy Facundo Campazzo y Nicolás Laprovittola en la Selección Argentina. "Yo empecé jugando al fútbol a los 8 años en Huracán de Goya, que hoy juega en el Federal B. Seguí hasta los 13 años porque me animé al básquet. Me metí en ese deporte porque mi papá siempre lo practicó, era pivot de Central, y porque necesitaba estirarme, ya que era muy petiso (risas). Jugaba de base, me gustaba recuperar pelotas”, comenta Emanuel, quien hoy goza de una estatura de 1.73 metros.

Lo de Dening con el básquet fue tempranero y por escaso tiempo, sin embargo el hoy delantero confiesa que mal no le hubiese ido con el aro: "Si seguía quizás hubiese podido llegar lejos, pero el fútbol me gustaba más. Sigo el básquet, sobre todo el torneo local de Argentina en donde juega Regatas (Corrientes). Me gustaría poder ir a ver el básquet sanjuanino, por qué no”.

Aunque la sangre lo unía al básquet, el fútbol y los goles lo convencieron más. A los 13 dejó el deporte del aro y retomó los entrenamientos con Huracán, club del que es hincha y con el que jugó inferiores y hasta Federal B. Según contó, la pelota y los colores del club de sus amores también fueron un legado familiar. "Huracán queda cerca de casa, mis tíos jugaban ahí y hoy mi primo es arquero del plantel. Lo sigo siempre. Los fines de semana escucho los partidos como mis amigos lo hacen con San Martín. Allá están siguiendo mucho al equipo sanjuanino, ya se hicieron hinchas y hasta me piden camisetas. El otro día vino mi papá y se llevó un par”, confiesa.

 

San Martín, su revancha

Con 15 años Dening se fue a jugar a las inferiores de Newell´s, club con el que debutó en Primera con 19 años y llegó a jugar más 20 encuentros en la máxima categoría. Después vistió los colores de Guillermo Brown, Central Córdoba y nuevamente los de su querido Huracán en el Federal B. Antes de desembarcar en Concepción y tener su gran revancha pasó por Boca Unidos, en B Nacional. "El fútbol me dio mucha felicidad. Es lo más lindo que hay. Hoy tengo como objetivo mantenerme la máxima categoría porque en Newell´s  no tuve mucha suerte y estar con San Martín en Primera es una gran revancha”.

Es el goleador en lo que va del torneo con tres tantos en cinco partidos, justamente uno de ellos lo convirtió ante la Lepra en la primera fecha del Torneo Transición. Además es uno de los jugadores que más gusta futbolísticamente tanto a los hinchas como a la prensa, metiendo en cada partido y aprovechando cada chance de gol que se le presenta. "El balance de lo jugado es positivo. Van cinco fechas y sacamos seis puntos. Creo que arrancamos bien el torneo, capaz podríamos tener tres puntos más del partido contra Unión, que podríamos haber ganado. Nos está costando aguantar primero el resultado, que comenzamos ganando, y convertir más goles también”. En lo personal destacó que "estoy tranquilo, con confianza. Los goles te dan confianza para lo que viene. Tengo que seguir demostrando que esto recién empieza, tratando de convertir más goles y que el equipo pueda ganar.”

 


 

 


Comentarios