Una intimidad familiar

Mamá, mamá yo quiero…

Leandro Barrera volvió a sus pagos para calzarse la camiseta de San Martín en Primera a pedido de su mamá Miriam, de quien estuvo alejada por casi una década por el fútbol.
miércoles, 13 de enero de 2016 · 07:23
Por Carla Acosta
cacosta@tiempodesanjuan.com

Cuando Leandro Barrera tenía apenas 15 años fue Miriam quien tomó la difícil decisión de dejarlo probar suerte en Argentinos Juniors, en donde se instaló y logró alcanzar el sueño de jugar en Primera. Después de diez años lejos de su querido San Juan y sobre todo de su familia, en especial de su mamá, el delantero regresó para ser refuerzo del Verdinegro. "Están todos muy contentos, mi vieja más que nada. Ella me pidió mucho para que vuelva y ese fue un motivo importante para arreglar con San Martín”, dijo el delantero de 24 años. 

Su mamá fue un pilar importante para que el jugador, siendo tan chico, pegue un gran salto con la pelota al llegar a las inferiores del Bicho, que después trajo el debut en Primera, el vestir la camiseta de la Selección Argentina Sub-20 y por último, la experiencia de jugar en el fútbol estadounidense.  Y aunque en el medio del camino futbolístico que su hijo eligió también tuvo que soportar la distancia, las derrotas y hasta los insultos a los que toda madre de jugador está expuesta, jamás dejó de motivarlo a luchar por sus objetivos. Hoy con el futbolista ya crecido en lo personal y deportivo, Miriam no se arrepiente de los sacrificios que tuvo que hacer como madre para que Leandro toque el cielo con las manos en el fútbol. "La verdad es que uno la pasó mal teniéndolo lejos. Son muchas cosas, se fue de chico, dejó la familia y amigos. Con el tiempo lo supimos aceptar y llevar el tema porque me acompañaba con llamados y porque el padre podía viajar, yo lo hacía menos. Pero bueno, ahora él me agradece por haberlo dejado ir a Argentinos, una decisión que me costó mucho. No le corté su sueño y eso me pone contenta”, expresa la mamá del jugador. 

Leandro, después de diez años de jugar al fútbol fuera de San Juan regresó para vestir la camiseta de San Martín a pedido de su mamá. Y la felicidad reina en ella, quien después de tanto tiempo tiene a sus cinco hijos en casa: "Estoy muy contenta. Se fue hace años y tenerlo otra vez aquí es una alegría inmensa”. Aunque confiesa que es futbolera gracias a Leandro, de antemano dice que no irá a verlo al Hilario Sánchez: "Sufro de verlo, en Argentinos me pasó de ir a la cancha. Es lindo porque lo ves de cerca pero después con los insultos no (risas). Prefiero verlo desde la tele”.

Su vuelta también la festejan sus cuatro hermanos varones (Pablo, Emiliano, Santiago y Agustín) y su papá, curiosamente todos simpatizantes del Verdinegro. Según cuenta Barrera, desde chiquito solía ir a la cancha de San Martín acompañado de su papá. De hecho, en varias entrevistas había expresado su deseo de jugar en Concepción, cosa que se le dio recién hoy. "La verdad es que estoy muy contento, tenía muchas ganas de venir. Se dio la oportunidad y no dudé. Estoy acá, adaptándome a la familia, muy bien. Todos están contentos, todos ven a San Martín en la tele y algunos hasta van a la cancha. Será una linda experiencia, siempre quise jugar aquí”, destaca el jugador, quien dio sus primeros pasos en la escuelita de fútbol de Alberto Salas, en Santa Lucía. 
Cuenta que se está adaptando al plantel, en el que ya tiene conocidos como Lucas Salas, quien es amigo de su hermano; el chileno Hernández, a quien conoce de Argentinos, y a Toledo, con quien además tiene una linda amistad. "La verdad es que me siento muy bien. De apoco nos estamos conociendo y se está formando un buen plantel, sobre todo de buenas personas”, refleja. 

Para el delantero esto recién empieza ya que aún falta que llegue su esposa e hijo –quienes están en Buenos Aires- para que todo sea redondito. Mientras tanto, en su rostro se refleja la felicidad y tranquilidad de tener la chance de volver a sus pagos para jugar nada más y nada menos que en el equipo sanjuanino de Primera: "Mayor me habló para venir a San Martín pero después se fue y el club igual quedó interesado por mí. Voy a aprovechar esta oportunidad muy buena para mi carrera. Estoy muy contento”. 

Galería de fotos

Comentarios