Historias

La semana “Monumental” de Pelaitay

El único sanjuanino en el plantel verdinegro fue papá de Thiago el día previo a la hazaña ante River. Su vida entre los pañales y la gloria con San Martín, después de una vida de puros sacrificios. Por Carla Acosta
sábado, 22 de agosto de 2015 · 09:18
Sin la gamela al hombro pero con la misma humildad de siempre, Nicolás Pelaitay (22) vive un presente maravilloso en todos los aspectos. El pibe de 9 de Julio que llegó a Primera División en mayo de 2013 y conmovió a todos los sanjuaninos con su historia en la cosecha, cuenta todos los detalles de la semana monumental que vivió: con la llegada de su primer hijo y la increíble victoria ante River en Núñez. 
No fue una semana más para el mediocampista verdinegro. El día previo al partido con el Millo su señora Noelia Conejero llegó de urgencia al hospital para el nacimiento de Thiago, justo en la mañana que el equipo sanjuanino tenía su último entrenamiento de cara al encuentro con River. "Todo fue muy rápido. Justo cuando iba a entrenar, para luego viajar, mi esposa rompe bolsa y la tuve que llevar a la guardia. Le hicieron cesaría y estuve un ratito con ellos, ya que tenía que tomarme el vuelo para ir a jugar”, expresa el jugador.
Aquella noche del domingo fue eterna, ni hablar de la post victoria ante River. No es para menos, en las 24 horas de vida que llevaba el pequeño sólo lo pudo disfrutar apenas unos minutos. "Cuando iba en el avión quería volver rápido, quería que el partido se jugara lo más pronto posible. Después de la victoria las horas se me hicieron eternas. Quería regresar a estar con ellos. Me escribía con mi esposa y le decía que me mandara fotos. Tenía unas ganas terribles de volver, estaba muy emocionado”. 
Nico confiesa que aún no le tocó cambiar los pañales y que la noche del martes, la primera junto a su familia, fue diferente ya que Thiago, como todo recién nacido, durmió poco: "En la primera noche dormí poco (risas). Se despertaba para cambiarle los pañales. Por ahora yo estoy safando pero seguramente en algún momento le ayudaré. Ahora sólo pienso en darles lo mejor, de brindarle los mejores ejemplos y ser un buen padre”. 
Con apenas días, el pequeño Pelaitay ya tiene camiseta. Nico dice que es hincha de San Martín, aunque su mujer Noelia se mete en la puja y dice que es Azulgrana. "Es hincha del Verdinegro ¿futbolista? No sé. Lo decidirá él cuando sea grande”. 

El elegido
Nico es titular en el equipo de Carlos Mayor y uno de los que logró la hazaña en el Monumental. Cuenta sus sensaciones, después de semejante victoria: "Fue un partido lindo e importante. Gracias a Dios pudimos dar el batacazo y quedarnos con los tres puntos que sin dudas valen oro”.
En la previa el claro favorito era el plantel del Muñeco Gallardo, que venía de coronarse campeón de América y en Japón. El mediocampista también lo reconoce. "Todos pensaban que River iba a ganar pero nosotros estábamos mentalizados en jugar de igual a igual y hacer nuestro juego, y resultó. No sé si me imaginaba que pasaría esto. Ellos venían bien pero gracias a Dios se nos dio”.
El joven que llegó al Santo sanjuanino después de remarla bastante en las inferiores dice que jamás se imaginó este presente y confiesa que el triunfo en el Monumental tiene un sabor distinto al resto: "Todos los triunfos son importantes pero este es especial porque ellos venían ganando todo. Es lindo seguir trabajando y cumpliendo metas. Y ahora que le ganamos al mejor de América las exigencias van a ser máximas”. 

El mismo de siempre
Nació en 9 de Julio pero hoy vive en Capital junto a su esposa e hijo. Dice que ser un jugador de Primera no le cambió la vida, ya que sigue conservando las costumbres de siempre. "Vuelvo a mi departamento como uno más. Estoy con mis amigos y soy uno más de ellos. Vamos al campo a comer un asado o a un bar a jugar a las cartas”, expresa. 




Comentarios