COPA LIBERTADORES

Boca triunfó ante Zamora, pero no fue suficiente

'El Xeneize' derrotó 2-0 a los venezolanos gracias a un polémico gol de Blandi y una buena definición de Riquelme. El triunfo le sirvió de poco, porque Fluminense ganó en Sarandí y se quedó con el liderazgo.
miércoles, 18 de abril de 2012 · 21:25

Boca salió a pasar por encima al Zamora. Encontró espacios, creó situaciones y de la mano de Pablo Mouche y Nicolás Blandi en el ataque lograba generar huecos en el fondo del muy débil conjunto venezolano. Con Juan Román Riquelme como el guía futbolístico, el conjunto de Falcioni olía de cerca el gol, pero falló en la definición y con el correr de los minutos cayó en un pozo, que le formó una anemia de juego. Así, entre la desesperación y el cero que no se rompía, Zamora comenzó a sentirse cómodo en La Bombonera.

Claro, los venezolanos carecían de ideas y de intérpretes para generarles dolores de cabeza a Boca, pero algunas desatenciones del fondo “xeneize” casi le permiten a los venezolanos hacer retumbar La Bombonera. Primero fue Gabriel Torres, que se deglutió un gol imposible debajo del arco ante la desesperación de Sebastián Sosa al ver que no llegaba a tapar. Después fue Luis Yanes, que no pudo definir con precisión y su “vaselina” terminó en las manos del uruguayo.

Boca creó chances con Blandi, con Mouche, con Diego Rivero, pero falló en el final de la jugada. “El Burrito” y el ex Argentinos Juniors tuvieron las más claras, pero sendos remates se fueron besando los palos. Si bien “El Xeneize” fue más en esa primera mitad, no logró imponerlo en la red y poco a poco se fue complicando. La falta de gol le creó dolores de cabeza. Se vio un equipo nervioso, lento y que fue perdiendo precisión contra un equipo sumamente inferior.

En el segundo tiempo la cosa no varió demasiado. A Boca le costaba generar juego y los venezolanos, bien acomodados atrás, apostaban a una contra, la cual no llegaban porque tampoco tenían recursos como para lograr una. Con un Riquelme fastidioso, al “Xeneize” se le consumían los minutos. Lo tuvo Mouche sobre los 10’, pero definió otra vez mal. Hasta que a los 23’ llegó la gran polémica de la noche. El ingresado Araujo bajó alevosamente una pelota con la mano para que Blandi definiera. El juez hizo la vista gorda y Boca se puso en ventaja. 

Apenas seis minutos después, Riquelme amplió el marcador con una buena definición que agarró a contrapierna al arquero venezolano. Entre ese cambio que surgió en el partido, hubo un estruendo en La Bombonera, porque Arsenal se lo empataba al Fluminense y esto le posibilitaba al equipo de Falcioni ser líder del Grupo 4, lo que le permitirá enfrentarse a un rival más accesible en los octavos de la Libertadores. Pero en el final, llegaron las malas noticias desde Sarandí, lo que enmudeció el estadio.

Boca ganó, pero no jugó bien. Le costó romper el cero ante un equipo muy inferior, con poca calidad y sin argumentos. Al equipo de Falcioni le faltó ser más preciso y eficaz. Llegó a sufrir en el primer tiempo y tras el gol llegó la tranquilidad. Suma el resultado, pero no tanto el juego. De todas formas, ya está en octavos de final, no pudo ser líder, pero no es poca cosa haber dejado atrás un grupo que en algún momento supo ponerlo amenazarlo.

Fuente: Infobae

Comentarios