Hoy: Chillout ´n bossa

Historias con música III por Toto Cutugno

sábado, 12 de mayo de 2012 · 10:20

 
Género musical nacido hace poco tiempo, creado para musicalizar cenas de casamientos o reuniones cool en incomodísimos livings blancos. Su crecimiento coincide con el declive de la carrera de Kenny G, borrándolo de un plumazo de cualquier parlante de sala de espera de dentistas.
Del inglés enfriar o relajar, paradójicamente consiste en agarrar cualquier tema que la gente conozca y meterle una base rítmica suave e hipnótica, que una mina lo cante eróticamente y que te ponga como una moto aunque esté cantando un tema de Alcides.
Pocos shows hay en vivo de este género, ya que es un secreto a voces que para cantarlo con compromiso y sentimiento es necesario tocarse el cuerpo, o alguna parte de él y parte del público no lo tomaría a bien.
Otro motivo es que por ahí la cantante no está a la altura estética de lo que el público espera de "esa voz", desvirtuando la calentura y el glamour que se pretende generar en el oyente.
Un caso emblemático es el de Adela Mondaca, una artista nacida en Sorocayense, Calingasta.  Más conocida por su familia y en su pueblo como “Pituca”, desde niña cantaba folklore y boleros de la época. Ya de joven se casó con Jaime Ochoa, guitarrista de su grupo, y allí empiezan los problemas. Ella sufría de anorgasmia, frigidez, hongos ahí y mal aliento, lo que repercute en su matrimonio llevándolo al cabo de un par de meses al fracaso y disolución.
En un intento desesperado por reconquistarlo al Jaime, “Pituca” le da un giro a su interpretación y en una peña en Tamberías estrena “La cueca del jamón” en una sexy versión chill ´n bossa, causando furor en la audiencia y un recrudecimiento erótico en el Jaime que la vuelve a mirar con cariño. Entre el público está Ceferino Ugarte, un empresario desocupado de la zona que ni lerdo ni perezoso sponsorea a “Pituca” y le hace firmar un contrato.
 A raíz del suceso, su repertorio se amplía y sobrevienen exitosos discos como “Chill´n Inti Huama” , “Chill´n Negro Villa” , “Yeyo ´n bossa” y el aclamado “Chill´n Poderoso Carrizo”.
Rápidamente se imponen en el gusto de la zona y terminan desplazando de las fiestas al lechón con beterabas y rusa con la jarra de tinto, por el sushi, langostinos, ostras y bivarietales.
Sorocayense se transformó en la capital del Chillout, pero no todo eran rosas en la vida de “Pituca”. Nunca se curó de su frigidez, por lo que se transformó en la “única cantante no multiorgásmica en interpretar Chillout”. Y su figura fue desdibujándose rápida y sostenidamente con el paso del tiempo, por lo que sus presentaciones en vivo fueron muy pocas. Este año, el intendente, apoyado por una minera, ha lanzado una reedición de sus clásicos a manera de homenaje, con un arte de tapa muy sexy gracias al fotoshop.  Hoy, “Pituca” cuida de sus nietos y sus perros en Sorocayense , y cada tanto despunta el vicio chillauteando alguna piecita conocida. Del Jaime … vaya uno a saber qué fue de su vida. Y Ceferino Ugarte sigue buscando trabajo serio, sin volverse loco tampoco.
 

 

Comentarios