La columna del Tole

Cuando los hinchas son protagonistas - Por Gustavo Toledano

Esta semana marcó que el mundo del fútbol no es sólo un partido que dura 90 minutos y que no sólo son los protagonistas los jugadores y el cuerpo técnico. También son protagonistas los hinchas. Y cuando esto sucede tenemos que empezar a preocuparnos porque seguro que algo está funcionando mal.
sábado, 12 de mayo de 2012 · 14:47
Hablar de los hinchas hoy es una situación tan amplia que encuadra muchas cosas. Están los honestos, que realmente quieren al club, pagan sus cuotas o entrada  y disfrutan cuando se gana o los sufren cuando se pierde y piensan que la próxima semana será.
Están los que conforman la gloriosa hinchada, la que organiza viajes, realiza acciones solidarias con los jugadores y alientan en las buenas  y en las malas.
Seguro que hay muchas otras clases de hinchas que podemos caracterizar. Pero la realidad nos obliga a detendremos en los que, sin pensar las consecuencias, actúan y sólo terminan perjudicando al club que tanto dicen querer.
San Martín jugó sin público como sanción de la AFA  por los incidentes del partido que perdió 3 a 1 con Vélez. Fue cuando estos violentos disfrazados de hinchas interrumpieron faltando  5 minutos para el final, demostrando su enojo con los jugadores, rompiendo el alambrado e ingresando al campo de jugo para exigirles a los jugadores que pongan más ganas para salir de esta situación en la que estaba el verdinegro hace tres partidos atrás: en descenso directo.
La sanción también fue por los hechos ocurridos en el clásico con Godoy Cruz, cuando en el inicio del partido arrojaron distintos elementos al campo de juego, entre los que llamó la atención un cúter que fue mostrado por el capitán del Tomba al árbitro Sergio Pezzotta. Aquí los hinchas fueron protagonistas  y perjudicaron al club tanto en lo deportivo como en lo económico. Incluso, hasta ellos mismos se quedaron sin la posibilidad de apoyar a su equipo dentro del estadio en el partido del viernes último.
Otra clase de hinchas que podemos describir es la de los violentos fuera de la cancha, los que hacen sentir la presión directamente a los jugadores con acciones vandálicas, aprietes como el que sufrió hace 20 días David Drocco, volante de Sportivo Desamparados, en donde incluso se habló de la presencia de una arma de fuego. Pero el jugador y los dirigentes se llamaron a silencio para sólo pensar en lo deportivo y no desviar los esfuerzos.
La apuesta en puyuta pasó los límites la semana pasada y la esposa del capitán Hernán Lamberti, junto a su hijita, fueron amenazadas por supuestos hinchas. Esto provocó la rápida reacción de la mujer, pidiendo a su esposo irse de inmediato de San Juan y radicarse definitivamente en Buenos Aires.
Además de ser preocupante, y que el plantel de Desamparados tenga que estar custodiado por policías a la hora de los entrenamientos, todo esto no suma y solo distrae la atención de un plantel que hoy está en descenso directo y que debe estar mentalizado para volver al triunfo y tratar de salvar la categoría.
Hinchas como estos, que cuando son protagonistas van más allá de los deportivo y futbolístico para introducirse en el mundo de la violencia absoluta, sin importar el esfuerzo de dirigentes, socios, hinchas de verdad, actúan perjudicando al club que dicen amar.
Si estás del lado de los que alientan de verdad, hacé algo con los que están en la tribuna a tu lado y que sólo buscan la violencia. Esto, entre todos, debemos definitivamente erradicarlo.

Comentarios