Cuando de San Juan nació el mejor fútbol del país - Por Michel Zeghaib

viernes, 16 de noviembre de 2012 · 18:55


El 24 de febrero de 1957, el equipo de fútbol sanjuanino viajó a Mar del Plata para jugar el torneo de selecciones provinciales tras ganar el derecho a participar de la final de la Copa Beccar Varela que se jugarían en esa ciudad. Luego de 90 minutos –con suplementario incluido– de pura adrenalina, San Juan vencía en la final al seleccionado mendocino por 3 a 1 quedándose con el título indiscutido de campeón.

Por Michel Zeghaib


Cuentan que nadie de la AFA había ido a recibirlos. Al llegar a la ciudad de la costa, sólo estaba el arquero de la liga marplatense dándoles la bienvenida. Al parecer, los sanjuaninos tuvieron que ubicarse por cuenta propia en una pensión en la que no les quedó otra que dormir de a dos por cama. A pesar de la descuidada atención de los anfitriones, los sanjuaninos ganaron. El escenario fue la cancha de Vélez Sarsfield, donde el 24 de febrero San Juan se consagró campeón de la Copa Beccar Varela.
Por primera vez, desde la institución de los campeonatos argentinos de fútbol creados por el deportista Adrián Beccar Varela, un equipo sanjuanino lograba quedarse con la final logrando inscribir su nombre en la lista de los ganadores al imponerse a Mendoza de manera categórica, desempeñándose de manera superior a lo largo del torneo, y ratificando la fuerza del trabajo en conjunto de un equipo compacto y decidido a ganar o ganar. Mientras que a su oponente, las crónicas de la época lo mostraban como un adversario desconcertado, vulnerable en su defensa e inoperante en el ataque que sólo había ofrecido resistencia en la primera mitad del partido.
El lugar fue la cancha de Vélez Sarsfield. El partido fue dirigido Juan Carlos Brozzi. Si bien Mendoza aportó mejor fútbol en los primeros diez minutos del partido, lo que les permitió creer que podían quedarse con la copa, la torta se daría vuelta cuando el equipo sanjuanino, nervioso y desordenado al comienzo, se transformaba en un equipo de juego impetuoso, veloz y penetrante después, preocupando al combinado mendocino quien empezaba a mostrar sus debilidades.

El partido del campeón

El primer tiempo fue favorable al equipo sanjuanino, excepto los últimos 20 minutos en que los mendocinos le hicieron sentir una furia que, pocos minutos después, se apagaría hasta el final del certamen. En cambio, el segundo tiempo fue sólo de San Juan.
El hielo del 0 a 0 se rompió gracias a una combinación impecable entre los delanteros Angulo y Antuña quien, después de que éste último tirara un centro al área chica, Suero, a toda velocidad batió a Sacava, el arquero mendocino, marcando el primer gol. El segundo, al comienzo del tiempo complementario, vendría de una jugada magistral de Angulo que, entre juegos de cinturas y gambetas, dejó en el camino a dos jugadores rivales, habilitando a Aballay, quien fusiló a Sacava dejando la pelota atrapada en la red del arco. A partir de ese momento, San Juan sería imparable y claro dominador de partido. Finalmente, el tercer gol y otra vez Angulo lo hacía nacer. Esta vez con una pared entre Suero y Aballay, centro de éste último y, en una palomita que quedó para la historia, el “Negro” Carlos Suero sellaba el triunfo del equipo sanjuanino.
El gol de palomita fue elegido el mejor gol del campeonato y se convirtió en un símbolo, durante muchos años después, del fútbol sanjuanino. Al conocerse la noticia, el centro de San Juan se colapsó de fervorosos hinchas que coparon las calles y plazas de la provincia. Camiones y autos repletos de almas que gritaba excitadas por el triunfo de sus compatriotas. Se veían cientos de banderas de argentina. Silbidos, cánticos y gritos completaban el cuadro de alegría y agradecimiento.
Al día siguiente de aquel memorable 24 de febrero, una multitud nunca vista antes se concentraba en la plazoleta de la estación Ferrocarril San Martín, ubicada por la calle España, para recibir a los campeones. La concentración iba desde calle Rivadavia hasta Córdoba, y otra columna de gente que iba hasta calle Salta. En plena madrugada, no importaba la hora, seguían llegando caminos y delegaciones desde departamentos alegados de la provincia. Era una verdadera multitud de almas; hombres, niños y mujeres, que se agolpaban unos a otros mientras esperaban.
A las 2 de la mañana del 26 de febrero en medio de gritos, silbidos y aplausos; además de banderines de clubes locales que revoloteaban por el aire ya que la mayoría de ellos estuvieron representados en aquel mítico seleccionado, llegaban los héroes. En aquel entonces, el fútbol sanjuanino descollaba fuerza y vitalidad.

EL EQUIPO CAMPEÓN

Arqueros: Rogelio Mallea y José Lizzi.
Defensa: Arturo Bustelo, Héctor Velázquez, Walter Rossini y Ernesto Reynoso.
Línea media: Ricardo Molina, José Angulo, Oscar Leal, Carlos Luna y Mario Pérez.
Delantera: Francisco Antuña, Carlos Suero, Franklin Riveros, Ernesto Sarmiento, Benito Aballay, Hugo Medawar, Lucho Varas y Oscar Lucero.
DT: Emilio Cuello.
Preparador físico: Adelmo Alé.
Masajista: Leoncio Watren.
Utilero: Tomás Lampazona.

REPERCUSIÓN NACIONAL DEL TRIUNFO

San Juan había sido el equipo más compacto y homogéneo del campeonato, según los comentarios que aparecen en las crónicas periodísticas de varios medios nacionales del momento que habían cubierto el evento. Así, el diario Clarín titulaba la nota del día 25 de febrero, un día después de la final, de esta manera: “Las palmas para el mejor”. Durante la semana siguiente, San Juan aparecía en la tapa de El Gráfico con el aquero Mallea en la foto principal, entre otros. La prensa local también destacaba el trabajo impecable del equipo ganador de la Copa Beccar Varela.

Los comienzos de la Liga Sanjuanina de Fútbol
Los orígenes de la Liga Sanjuanina de Fútbol se remontan a la década del ‘20 del siglo XX. En sus comienzos, el fútbol se desarrollaba de manera amateur principalmente en clubes barriales. Los clubes invitaban instituciones colegas y formaban grupos con los cuales jugaban campeonatos cuya organización se iban turnando. Hacia 1920, desde el gobierno nació la iniciativa de darle a la actividad una organización más formal, y fue así que el diputado Juan Agustín Arturo elaboró un proyecto de ley para darle realidad.
La legislatura sancionó la ley el 9 de noviembre de 1920 y el gobernador Amable Jones promulgó la iniciativa que, entre otras cosas, ordenaba la expropiación de un terreno en el departamento Concepción para ser cedido a la nueva organización. La norma establecía que el director General de Escuelas debía invitar a los clubes deportivos existentes en la provincia, a fin de constituir la Liga Sanjuanina de Fútbol. Esta institución se haría cargo del terreno expropiado para dedicarlo a la práctica del fútbol y el atletismo.
El 30 de diciembre de ese año, se realizaba la primera asamblea de la que participaron representantes de los clubes Atlético de la Juventud, Buenos Aires al Pacífico, Racing, Correos y Telégrafos, Árbol Verde, Sporting Club, y Sportivo Desamparados. La reunión fue presidida por el entonces director General de Escuelas de la provincia, Pedro Segundo Elizondo y la secretaría a cargo de Raúl Argota.

Comentarios