vinos & gastronomía

Tres sugerencias a la hora de elegir un lugar para comer - Por Leonardo Rosales

viernes, 06 de enero de 2012 · 19:22

Bienvenidos, espero que  hayan  pasado unas lindas fiestas. En este periodo de vacaciones compartiré con ustedes algunas enseñanzas gastronómicas para tener en cuenta. Esta vez es la diferencia entre un bodegón, una confitería y un restaurant. Una pequeña reseña para salir a disfrutar.

¿Qué es un bodegón?

Es el lugar de comidas típicas de una zona.  Normalmente sus mesas están vestidas con cuerina de hule.

Se utiliza vajilla doméstica, vasos cortos para todas las bebidas, sifón de soda, vino en vaso o en jarra, el pan en panera tradicional y semitas caseras sobre la mesa.

Y algo muy  típico es que colocan en las mesas, para cada comensal, repasadores estampados en lugar de servilletas.

El menú que se exhibe en pizarra puede llegar a no ser más de tres por días. Por ejemplo, arroz con pollo; pan; ensaladas mixtas;  jarra de vino; soda. Todo en un promedio de 35 pesos por persona.

Comidas que acá se pueden degustar: Puchero, lentejas, estofados, tallarines y milanesas.

La confitería

Predominan en estos lugares las sanguchería, que es su fuerte.

Generalmente allí se sirven lomos; panchos; barrolucos; americanos; pizzas y hamburguesas.
Sus mesas no son vestidas. Y la vajilla es mínima: se utiliza vasos cortos, largos y vasos de chopp.

Las servilletas suelen ser de papel, en su gran mayoría.

Las bebidas más tradicionales son las gaseosas, cervezas y en algunos casos vinos de mesa.
El precio del menú por persona ronda los 50 pesos por cada uno.

Restaurant

Estos sí respetan la categoría. Por ende, sus servicios son más elevados. Por ejemplo: las mesas  son vestidas con mantelería y servilletas de género, las cuales se deben cambiar con cada plato que vaya pasando: entrada, principal y postre.

Se utiliza copas de cristal adecuadas para cada tamaño, según el tipo de vino: blancos, rosados tintos y espumantes.

Se colocan fraperas,  si son vinos claros con cartas de carnes blancas, rojas y de caza. Tienen una carta especial con comidas vegetarianas.

La carta de vinos tiene que estar en al menos 3 idiomas: inglés, francés y portugués.

Su gran mayoría tienen un maître que es quien recibe al comensal y ordena el salón para que nadie este mal atendido o a destiempo de su llegada.

En el restaurant trabajan los sommelier, quienes recomiendan el vino según el menú a elección.

En la cocina elabora los platos un chef, conjuntamente con su equipo técnico de cocina.

Las bebidas tradicionales son vinos de alta gama, básico y de mesa. También ofrecen licores nacionales e internacionales, espumantes y gaseosas de marcas reconocidas.

Lo que sí se paga extra en estos lugares son los descorches de vinos y espumantes exportados.
Espero que les sea útil el informe y les prometo acercarles más información en las siguientes columnas.

¡Buen apetito y salud!

 

Comentarios