vinos & gastronomía

Comidas, vinos y sus temperaturas para la Navidad - Por Leonardo Rosales

viernes, 23 de diciembre de 2011 · 19:27
¡Qué linda ocasión para hablar de vinos! La noche de Navidad es el momento mas importante en la comunidad católica del mundo.  Y el vino no es un producto que este alejado de dicho momento.

¿Con qué vino o de qué tipo de ellos tenemos que brindar?

La noche comienza normalmente con la llegada de familiares, amigos, vecinos lo cual se hacen las charlas previas con alguna delicatesen.

Que de paso hay muchas y muy buenas de San Juan lógicamente.

Tomates desecados, membrillos en almíbar, queso de cabras del departamento 25 de Mayo que son un deleite al paladar y se consiguen con mucha facilidad.

El vino rosado es ideal para acompañar estos momentos. Un detalle del vino rosado: mientras más claro y con más brillo, es señal de muy buena calidad. En lo posible que sea de cosecha 2011.

Recomendación infaltable: comprarlo en vinotecas o directamente en bodega.
¿Cuáles son las temperaturas ideales de servicio?

Este no es un dato menor. No muy fríos, entre 7 y 10º C para disfrutar de sus aromas de fruta. Una temperatura más alta destaca el alcohol y una excesivamente baja resalta su acidez y enmascara su personalidad.

En la cena principal existen las variables de comidas con carnes blancas o rojas y en esas ocasiones, al ser muchas personas, el tamaño de la botella hoy en el mercado están en presentaciones de 750ml. Y en tamaño personal de 350ml.

El gusto en vino es muy particular. Si es carne asada con brasa o a la llama es aconsejable vinos con cuerpo marcado. Ejemplo: Cabernet sauvignon, tempranillo, tannat  o merlot.

Están los varietales tintos más suaves como, por ejemplo, Syrah, petit noir, malbec, bonarda.
Los vinos tintos deben presentarse con un margen de temperatura que oscile entre los 16 y los 18 º C para que se puedan conservar todos sus matices y se perciban adecuadamente sus componentes. Una excesiva temperatura provoca que la volatilidad del alcohol inunde el paladar, haciendo imposible la captación de los distintos aromas. Es más, con el calor, la evaporación de los alcoholes hace que afloren los aromas más fuertes y menos agradables del vino.

Los tintos jóvenes pueden presentarse entre los 12 y 15º C para resaltar su frescura y matices florales, los crianzas entre los 16 y 18ºC y los de grandes añadas a 20ºC.

Por tanto, nada de servir los tintos a temperatura ambiente y menos en verano. En verano será conveniente enfriarlos en una frapera  y servirlos un poquito más bajos porque a lo largo de la comida irán subiendo de grados.

Los espumantes son sinónimos de fiestas,  alegría. El brindis es unión. La temperatura ideal de consumo es algo muy importante a tener en cuenta entre 5y6º.

Finalmente  lo ideal es que haya un vino argentino en la mesa de cada familia que sea un momento de paz unión y que al momento de elevar una copa sea de un elaborador argentino.

¡Les deseó muchas felicidades!

¡Nos encontraremos el próximo sábado salud!

Comentarios