De minería, aciertos y rumores

¡Hablan!

sábado, 15 de octubre de 2011 · 22:05

Permítame compartir dos frases que no son mías, pero de tanto repetirlas se me hicieron carne, y si recordara a los autores, los citaría. Pero bueno, que me citen ellos al juzgado de última.

Una:comunicación es simplificación.

 La Y la otra, que siempre me gustó por que hace fácil todo, es una definición: la imagen es un conjunto de sensaciones sentidas de una sola vez.
Quienes comunicamos siempre defendemos nuestros diagnósticos o miradas en el entrenamiento, experiencia y sobre todo en el estudio.
Exactamente igual que su médico, o ingeniero, pero con una diferencia: a nosotros se nos discute todo.

La comunicación es una ciencia, que aunque usted no lo crea, y muchos ingenieros (responsables de la actividad minera) tampoco,... se estudia.
Ver 24 hs de televisión por día no es la forma de hacernos científicos.
Pero solo con eso basta como antecedente a la mayoría de los mortales para ser público, destinatario, televidente y por ende jueces.
"Lo ví en la tele" y con ello vamos armando sensaciones alrededor de la marca, actividad, noticia, servicio, producto o candidato y nos hace definirnos en cualquier tema. (Desde Candela a la minería).

Simple, LA IMAGEN pasa a ser una historia en nuestras cabezas hechas de distintas experiencias.

La minería en San Juan, tuvo que atravesar y deberá seguir atravesando varias veces, por exámenes confusos de esas sensaciones ante la opinión pública.

Basta con que se descuelguen tres productores de Buenos Aires con más o menos una novela armada en la General Paz para que muchos sanjuaninos debamos enfrentar aquí y afuera juicios mediáticos y de valor sobre la actividad, la provincia, sus gobernantes y opositores, y también sobre las plumas de nuestras cabezas que, aunque con franqueza y racionalidad demostremos no tener, ellos la siguen viendo clarita con el rabo de sus ojos.

Este conjunto de sensaciones, instaladas por múltiples actores, muchas veces tuvo a las propias empresas mineras en silencio, solo en el incomodo off corporativo agravando todas las situaciones.

Se de empresas que tenían su departamento de comunicación dependiendo del departamento de legales. Por ende, un aviso para acercarse a los vecinos del emprendimiento, en vez de ser una carta, parecía una carta-documento, y un aviso para publicar en diario llegaba mareado, confuso, en una ensalada de letras después de dar siete vueltas al mundo. Sí, estrictos, precisos y ciertos, pero también lentos, complejos, y cuasi mudos. Tal era el estilo.

Esa lógica de comunicación corporativa, de responsabilidad en los tonos, de exagerada prudencia gringa, es la lógica de bolsa comercial para inversores, que nada tiene que ver con acortar distancia, simplificar, acercarse sin ruidos aquí, frente a lectores, televidentes y vecinos con distintas sensaciones.

Pero, por suerte, algo está cambiando.

Ahí va un acierto: Sus estructuras de comunicación fueron gradualmente incorporando a profesionales sanjuaninos, Miguel Martin, Alejandro Flores, Marcelo Agülles, Marcela Sosa, Julio Turcuman, Pablo Hrnríquez, periodistas todos con rica experiencia en medios, conocedores de las Redacciones, de nuestra lógica mediática, de los tiempos y mejores formas locales, para intentar una mejor comunicación, facilitando con ello el entendimiento de sus procesos y marcas.

Estos profesionales de los medios, antes de llegar a sus actuales cargos ejecutivos, tuvieron preguntas propias, de usted, de la calle, preguntas de los móviles. Ellos dudaron, evaluaron, no creyeron, y creyeron. Vieron, debatieron y le llevaron a usted una visión más clara sobre la minería.

Ahora que están adentro de las empresas, ellos le cuentan a los ingenieros lo que usted piensa, lo que quiere, cree, duda, y que le gustaría saber y ver de la minería, trabajan para las empresas, obvio, pero en un punto siguen trabajando para usted.

Es que los ingenieros, que sí entienden de procesos de números y estadísticas, muchas veces no entienden que sin comunicación la explotación puede entrar en crisis, y es en este sentido que todavía el mercado es inmaduro.

Dicho de otra forma, a pesar de reconocerse con pocas habilidades de comunicación, todavía opinan y definen la comunicación muchos ingenieros.

Me dice un responsable de estas áreas: "Todavía sufrimos como carga los manuales corporativos de comunicación, están hechos para otras realidades ". Otro me alienta: "Me contrataron como periodista y me pidieron que nunca deje de serlo". Un tercero cuenta su experiencia: "Avance todo lo que pude en la comunicación interna, pero frisaron todas las acciones hacia afuera".

Estos periodistas, con sus conocimientos y sus capacidades, al menos lograron personificar y, hasta le diría, humanizar a las empresas.

Cito un caso: Hace poco, en un desgraciado accidente en la mina Gualcamayo, muere un operario de la reconocida empresa local BTZ. La empresa Yamana Gold, que posee a un periodista sanjuanino como responsable de su comunicación corporativa, muy rápido y sin esperar reacción del contratista, salió a los medios con un comunicado bien preciso y contó todo.

Dio respuestas al qué, quién, cómo, dónde, cuándo y porqué de ese fatídico accidente. Así, los medios se quedaron sin espacio para la especulación y los detractores sin espacio para la destrucción.

Dieron la cara, tuvieron la iniciativa, comunicaron, hablaron. Eso indica el manual básico de crisis: dígalo usted,...dígalo antes. Sin embargo, podría casi afirmar que este caso fue la excepción.

Otro acierto

Tour virtual 360. En plena era de la imagen, la montaña sí va a Mahoma. La empresa Barrick diseñó una herramienta simplísima para conocer sus instalaciones. Búsquelo usted mismo poniendo en el buscador de Google barrick+tour  virtual y podrá tener otra sensación del proyecto.

Verá el hotel, la cocina, la turbina eólica, las naves del taller, podrá dimensionar hasta con sonido cómo es estar allí en Veladero.

Fácil, sencillo, educativo, sorprendente, el buen uso de la tecnología al servicio de la comunicación. El desarrollo de esta aplicación no fue producida en San Juan, pero sí le sirvió al único desarrollador web de la provincia con capacidad de ofrecer este servicio, Aníbal Goransky, quien ya está trabajando en bodegas, hoteles, y empresas con estas soluciones.
Sirve para acercar, para ver, para desmitificar.

Hay cobre para hacer dulce

La campaña de Xtrata Cooper, con varios ingredientes: familia, abuela, nieta, buen clima de charla, entorno y cobre. Sí, sin el cobre parece que no hay dulce.

La compañía también desarrolló otras piezas para radios que ofrecen cercanía, aplicaciones del metal, entendimiento, buenas razones para que alguien se encargue de producir su explotación.

Se necesita hasta para hacer dulce.

Por otro lado Barrick, mantuvo en el aire una campaña con sus propios trabajadores relatando su tarea en la montaña... otra vez, fácil, sencillo, creíble, humanizado.
¿Están cambiando?

Y...parece que sí!

Comunicadores locales a quienes se les cree más que a sus compañías; corporaciones que aceptan que un comunicador sanjuanino pueda definir su estrategia más allá del manual; mensajes que hacen para la gente, iniciativa siempre, modernidad y sorpresa con la herramienta, sensaciones una tras otra, continuidad... pueda ser que la defensa de la actividad, del sector, este dejando de ser un esfuerzo de escritorios para dársela a la gente, y que esta la haga bandera,... lo hará si lo entiende.

Bienvenida esas nuevas intenciones, no hay que olvidar que “en San Juan nada es tan cierto como el rumor" y siempre deben estar preparados.

Por cierto, esa última frase si es mía. Si le sirve, úsela.