¡qué barbaridad!

¿No será mucho, morocha?

Vanity Wonder tiene 30 años y es adicta a la silicona. La bailarina sacó un libro para alertar sobre los peligros que puede ocasionar inyectarse ciertas sustancias que se venden en el mercado negro y prometen aumentar el volumen del trasero.
jueves, 14 de junio de 2012 · 11:59

 

Con una amplia experiencia en el tema, que queda demostrada solo con ver las imágenes, cuenta que hasta le aplicaron inyecciones de aceite de soja. Si bien dice estar feliz con los resultados y que le encanta la imagen que refleja su espejo (evidentemente su espejo distorsiona) sabe que arriesgó su vida en muchas oportunidades y ahora solo quiere ayudar a las mujeres para que no cometan sus mismos errores.
 

Comentarios

Otras Noticias