Municipio tomado

Crisis en Caucete: los empleados dicen que cobran menos que en 2015

Los tres gremios que representan a los municipales están unidos reclamando por cuestiones salariales. El intendente, Julián Gil, está con un pico de estrés.
miércoles, 13 de septiembre de 2017 · 02:11:00 p.m.

Megáfono en mano, un grupo de empleados de planta permanente de la Municipalidad de Caucete decidieron reclamar en la puerta del edificio porque según dicen, algunos trabajadores cobran menos que lo que recibían en 2015 ya que les han quitado una serie de ítems. El pedido también tiene que ver con una recomposición salarial para la categoría más baja de los empleados, que cobran casi 5.000 pesos menos de básico que la categoría siguiente. El Secretario de Gobierno, Fernando Ariel Contreras, dijo que el intendente Gil está de parte médico porque ha sufrido un pico de estrés, que ha aumentado por estos problemas sindicales y que la gestión está haciendo hasta lo imposible para equiparar los sueldos pero que detrás de todo hay una interna. 

Desde muy temprano, un grupo de empleados municipales decidieron bloquear el portón de ingreso y egreso de vehículos del municipio y también tomaron parte del Obrador. Los trabajadores recalcaron que ellos no bloquearon la salida de ningún camión de transporte de agua ni tampoco de movilidades que transportan chicos con capacidades especiales. El reclamo de los sindicalistas tiene una particularidad y es que los tres gremios se unieron (ATE, UPCN y SUOEM) para hacer las solicitudes correspondientes. 

La delegada de ATE, Cecilia Fernández, aseguró que son 200 empleados los que están en la categoría más baja de los 380 que trabajan en la municipalidad y que es esta razón por la que  están todos unidos en este pedido. Explicó que la crisis que estalló en Caucete viene de hace tiempo. “Todos los aumentos que hemos recibido son los que dio el Gobierno de la Provincia, este año fue del 22%. Nuestro reclamo más importante es la equiparación salarial, la categoría más baja tiene un básico de $3.808 mientras que la categoría que le sigue tiene un básico de más de $9.000.La diferencia es abismal, se pactó un acercamiento paulatino y hasta ahora hemos recibido 700 pesos en negro. En esta gestión se sacó el ítem de permanencia de categoría, que permitía que al pasar dos años en la misma categoría se cobrara como la categoría siguiente. También sacaron el fallo de caja, es un reclamo bastante amplio. Hay empleados que están cobrando menos que lo que cobraban dos años atrás”, señaló. 

Rosa Guaquinchay, de SUOEM y Nicolás Rodríguez, de UPCN, coincidieron en que “pasó muchísimo tiempo y el intendente Gil no da respuesta, sólo un plus de $700 en negro. Es un momento muy crítico, solicitamos que haya diálogo abierto con los compañeros. Él no sale a hablar. Queremos solucionar el problema, aunque él diga que ponemos trabas. En un año y ocho meses no hemos reclamado nunca y hemos apoyado la gestión”.

Tiempo de San Juan intentó hablar con el intendente Julián Gil pero desde el municipio explicaron que el viernes pasado sus médicos le recetaron reposo absoluto y tranquilidad por un pico de estrés y que estas situaciones sindicales le generan más estrés. Informaron que el viernes Gil se reintegrará.
De igual modo, amablemente el secretario de Gobierno, Fernando Ariel Contreras, recibió a este medio en su oficina. “Estoy muy apenado, porque en horas tempranas empezaron la protesta e impidieron que el agua llegue a la Difunta Correa, Marayes y La Planta y ahora están sin agua a consecuencia de esta protesta. También impidieron la salida de las combis que transportan chicos con capacidades especiales a las escuelas”, arrancó diciendo el funcionario contradiciendo lo que dijeron los manifestantes. 

Contreras subrayó que los trabajadores que reclaman son los 200 que fueron nombrados en planta permanente por el anterior intendente, Juan Elizondo y que a pesar de que Gil tenía la facultad de echarlos, no lo hizo. 

En cuanto al incremento para equiparar categorías,  Contreras dijo que no pueden dar el aumento que solicitan los manifestantes porque las arcas no lo permiten. “Les hemos pedido que nos esperen hasta diciembre a ver si se recuperan las arcas. Se les ha dado $700 pero no están conformes. Estamos haciendo un análisis, más allá de los trabajadores hay un conflicto personal con el intendente Gil con un gremialista en particular. De los supuestos 200 hay solo 20 personas, todos los demás son del centro. El intendente ha hablado con los trabajadores con los delegados, se les va a dar esos $700 hasta el 2019”, añadió.  

Sobre Gil, Contreras dijo que el cuadro médico del primer mandatario se ha agravado por los problemas con los gremios: “Tuvo un pico de estrés que repercutió en su corazón. El médico le ha indicado reposo y tranquilidad. El viernes recibió una noticia estresante relacionada con el municipio y ahora con estos problemas se le ha agravado el cuadro”. 

Si no hay diálogo, los manifestantes prometen seguir en la puerta del palacio municipal. Desde la gestión, aseguran que garantizarán los servicios a los vecinos. Consultado sobre el tema, el gobernador Sergio Uñac, fue explicito y dejó bien en claro que el único camino para arribar a una solución es sentarse a charlar. 
 

Galería de fotos

Otras Noticias