EXCLUSIVO

Desvalijan al casero del chalet Aubone: le roban más de 700.000 pesos

La plata estaba destinada para su sueño de tener una casa propia, pero se esfumó en tan solo dos horas que se ausentó de su casa para ir a misa. “Estoy en la lona, no sé cómo volveré a empezar”, algunas de las frases que dijo el damnficado
lunes, 2 de diciembre de 2019 · 13:27

Este domingo por la mañana se registró un terrible escruche en la casa del casero del chalet Aubone. En tan solo dos horas que el damnificado se ausentó de su casa para ir a misa, el o los ladrones se llevaron más de $700.000, y gran cantidad de electrodomésticos. “A ese dinero lo conseguí producto al esfuerzo de toda una vida trabajando día y noche, junto con mi mujer”, expresó la víctima.

German, que se preserva su identidad completa por miedo a represalias, salió de su casa pasadas las 10 de la mañana con toda su familia con destino de ir a la Catedral para ir a la comunión de una pariente. “Me fui a Catedral, siempre voy para Trinidad, pero esta vez fui ahí por una comunión de mi sobrina y cuando llegué a las 12 estaba la perra en la puerta tiritando, ahí me di cuenta de lo que pasó, me fui por el fondo y cuando entré se habían llevado todo”, explicó.

“Ahora parece que hay que ser maldito para que a uno le vaya bien. Fui a misa y me quedé en pelotas. Estoy en la lona, no sé cómo volveré a empezar, no sé si quiero laburar, o renunciar, no sé”, dijo entre lágrimas Germán, sin encontrar explicación a lo que le pasó.

Por aquí cree el damnificado que entraron los ladrones. En el cerrado perimetral de la obra hay un boquete y creen que ese lugar les habría ayudado.

Ese dinero estaba destinado para el sueño de toda su vida, una casa propia, harto de alquilar se puso como objetivo, junto con su mujer, esa casa tan ansiada: “Era la platita que tenía para comprarme un terreno y una prefabricada como para empezar”, dijo apenado.

De su casa le han llevado de todo, el o los delincuentes se llevaron el dinero que estaba guardado en una caja de zapatos, tres televisores de 55, 42 y 32 pulgadas, una Play Station 2, una cámara, una tablet, y hasta la ropa interior de sus hijos.

El chalet Aubone se encuentra en reparación, desde que cambió de dueño. Ahora hay varios obreros trabajando en la obra.

Germán tuvo un domingo terrible, el cual estuvo todo el día encerrado en su casa por miedo a que volvieran. “Tuve que arreglar la puerta del fondo y de alguna forma clausurarla porque estaba destruida. Cuando nos acostamos todos anoche, dejé un cuchillo, una maza, un martillo por diferentes partes de la casa con el miedo a que volvieran. Estos venían a hacer daño, y a cometer cualquier cosa. Últimamente como vienen robando a esos no les importa si hay alguien adentro, imagínate si hubiese estado mi mujer o yo, ahora estaría todo golpeado o boleta”, terminó diciendo.

Comentarios