Sábado 27 de Mayo 2017 en San Juan, Argentina - Edición N° 2058

Encuentre su noticia en Ediciones Anteriores

La movida de los fiscales que dejó en offside al profesor denunciado por abuso

Así pusieron a prueba a Jorge Roberto Plaza, quien estuvo prófugo desde el jueves. Por Gustavo Martínez Puga

Por la mañana del jueves hubo una reunión en la Fiscalía General de la Corte de Justicia.  Luego recibieron las denuncias de cuatro de los padres de las niñas que habrían sido abusadas por el profesor de Tecnología. Y en horas del mediodía la fiscal de instrucción en turno, Ana Lía Larrea, ya había hecho el requerimiento y el pedido de detención. De ahí en más, el futuro de Jorge Roberto Plaza dependía de él mismo. Y pasó de largo, respecto de su libertad.

Pasó de largo porque no se presentó a la justicia voluntariamente. Como no tiene antecedentes, al menos ninguna condena, si se presentaba y pedía ser eximido de prisión, le iban a tener que permitir estar libre porque el delito por el que fue denunciado permite legalmente que tenga ese beneficio.

La tradición judicial en San Juan para darle la libertad a un sospechoso se basa en dos pilares: que no haya riesgo de fuga y que el sospechoso no entorpezca la investigación (en este caso la principal prueba será el testimonio de las niñas abusadas y los compañeros que pudieron ver algo en la escuela).

Al evadirse de los tres domicilios donde normalmente habitaba, y al ser de estado público que era buscado y así y todo no se presentó en la Justicia, Jorge Roberto Plaza ya violó el primero de esos pilares: el riesgo de fuga se transformó en un hecho y el mensaje que envió a la Justicia es que no tiente voluntad de colaborar.

Ahora el juez Martín Heredia Zaldo, del Cuarto Juzgado de Instrucción, tendrá motivo suficiente para negarle un futuro pedido de eximición de prisión, en el caso de que un abogado del profesor lo solicite.

El escándalo estalló el miércoles, cuando el ministro de Educación, Felipe de los Ríos, confirmó públicamente que había separado a un profesor de la Escuela de Enología porque los padres les habían dicho que sus hijas habían sido manoseadas.

De manera que el profesor Plaza ya estaba sabiendo de lo que se le venía.

Comentarios

Otras Noticias

Cargar mas noticias