° Act
º Máx
° Min
sábado 19
abril 2014
06:24 hs
EL CRUENTO HOMICIDIO DE UN NIÑO

El crimen de Ariel 1 año, 1 hipótesis y 4 teorías de un crimen en las sombras

El 1 de diciembre del año pasado desapareció y las pericias determinaron que ese día murió. Apareció cinco días después adentro de una heladera abandonada: lo habían golpeado en el mentón, lo creyeron muerto y lo enterraron vivo. Por Gustavo Martínez Puga


lunes, 02 de diciembre de 2013

gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

Un ángel sin paz. Así podría definirse el caso de Ariel Tapia, el niño de 12 años que tenía amigos por doquier en la Villa Angelita, Santa Lucía, que se conocía la calle como la palma de su mano, y quien hace un año padeció una cruenta muerte que aún la Justicia no logra develar.
Por ahora el juez Benito Ortíz, del Primero de Instrucción, ni siquiera se anima a confirmar que tenga una pista, sino que habla de una hipótesis. “Estoy esperando el resultado de peritajes que me van a confirmar o no esa hipótesis”, se limita a informar el juez.
Esa hipótesis es uno de los secretos mejor guardados del juez Ortíz. Éste magistrado tuvo innumerables inconvenientes técnicos-científicos para investigar el crimen del niño, un caso que le corrió el velo a la falta de infraestructura del Poder Judicial de San Juan para investigar este tipo de situaciones. Debió recurrir a los laboratorios forenses de Salta para estudiar el cadáver.
Mientras tanto, en el Primer Juzgado de Instrucción nunca se dejó el caso Ariel. Por ese despacho se tomaron varias decenas de testimonios: vecinos, amigos, niños, familiares… todos pasaron por allí.
De esas testimoniales habría un solo dato clave: nadie vio a Ariel fuera de su casa en la tarde-noche del sábado 1 de diciembre del 2012.
El secreto del juez Ortíz sobre su hipótesis se basa en que el caso Ariel caló hondo en la sociedad sanjuanina. Era un niño muy querido en su barrio, con amigos de todas las edades, de excelente comportamiento en la escuela. Y un día, en el anochecer del sábado 1 de diciembre de 2012, desapareció. Y cinco días después, en la tarde-noche del jueves 6, de repente, una comisión policial lo encontró adentro de una heladera abandonada en el descampado de una metalúrgica, a unos 60 metros de la casa de Ariel, por el fondo.
El pequeño cadáver estaba en estado descomposición por los intensos calores que padeció en esa caja de lata al rayo del sol en pleno diciembre: incluso el juez esperó el resultado del ADN para probar que era Ariel. Y los peritajes determinaron que el niño, quien cumplió sus 12 años el día lunes siguiente a su desaparición, había recibido un fuerte golpe en el mentón que lo había desmayado. Y su muerte fue por asfixia en el interior de la heladera abandonada.
Eso probó una sola cosa: alguien golpeó a Ariel, lo creó muerto y lo escondió en la heladera, donde finalmente murió.
Desde entonces hubo una lluvia de rumores y tres teorías sobre quién era el asesino.
Teoría 1: Sus familiares. Fueron los primeros en ser demorados cuando apareció el cadáver. Cayó su madre, Alejandra Silva; su hermano mayor, Ezequiel (19) y su padrastro, Franco Sifuentes –el padre de Ariel murió hace años en un accidente de tránsito en Calingasta-. Esa noche de la desaparición la madre de Ariel había ido a ver un recital del grupo bailantero Sabroso. Y se pensó que Ariel podría haber tenido una discusión que terminó mal con su padrastro o con su hermano mayor. Pero la falta de pruebas en su contra hizo que el juez los liberara.
Teoría 2: Los vendedores de droga. En el barrio corría la versión de que Ariel podría haber visto a gente comprando y vendiendo droga en una villa ubicada cerca de su casa y que por eso lo habrían golpeado y, como lo creían muerto, lo metieron a la heladera que estaba en un predio que el niño solía ir a jugar con sus amigos.
Teoría 3: El sereno malhumorado. Es un sujeto que cuida por las noches el predio de una empresa de pasas que está al fondo de la casa de Ariel. En la justicia lo investigaron porque varios niños del barrio contaron que el hombre los había amenazado de muerte cuando veía que se metían por los fondos al predio de la empresa para hacer travesuras. Siempre hubo un dato que llamó la atención de la Justicia: en las cámaras de video del sistema de seguridad de la empresa siempre dijeron que no habían registrado el movimiento de la noche del sábado 1 de diciembre, cuando se supone que alguien llevó al niño desmayado y lo metió a la heladera abandonada.
Teoría 4: la policía. Entre el vecindario, y la misma familia, siempre sospechó del accionar de los policías de la Seccional 29, quien intervino en el caso desde que Ariel desapareció. Y vinculan esas sospechas con un accidente de tránsito que protagonizó un oficial la misma noche que el niño desapareció. Ese accidente ocurrió en la calle San Lorenzo, a los fondos de la casa de Ariel, cuando un policía que había trabajado en la Seccional 29 atropelló y mató a un joven que viajaba en su moto y vivía cerca de la casa de Ariel. Las sospechas de los vecinos y la familia era que Ariel podría haber visto algo, ser testigo de algo. Tal vez por eso, la noche en que el niño apareció muerto, hubo una revuelta vecinal entre los vecinos y los policías frente a la Seccional 29. Pero en el juzgado nunca le dieron cabida a esa hipótesis: dicen que para el horario en que ocurrió el accidente, Ariel había sido golpeado y metido en la heladera, según los peritajes.
Por ahora, en concreto, el crimen de Ariel tiene un final abierto y un asesino impune en la sombra.


Datos claves
1-Foto. En el juzgado de Ortíz tendrían una imagen en la que aparecería un niño que podría ser Ariel. No trascendió mayor precisión de dónde se sacó esa imagen ni de qué lugar es. Pero sí es considerada una prueba relevante.
2-Dinero. El Gobierno de San Juan puso un monto de 330.000 pesos como recompensa para el que aporte algún dato fehaciente, certero y concreto que lleve a esclarecer el caso de Ariel Fernando Tapia. Eso ocurrió a los 11 meses del crimen.

COMENTARIOS
MÁS NOTAS DE ESTA SECCIÓN

Santiago del Estero 111 (N) // CP:5400 / San Juan // TEL (0264) 4084752

Copyright 2011 · Tiempodesanjuan.com | Todos los derechos reservados

Contacto comercial:
0264 4084690
email: comercial@tiempodesanjuan.com

» VER MEDIAKIT
Redacción:
0264 4084752
0264 4278480

Santiago del Estero 111 CP 5400.