¿será?

Quién es el detenido sospechado por el atentado en Indra

Mariano Fresco es contratista de Teléfonica.
miércoles, 13 de septiembre de 2017 · 07:58:00 p.m.

Mariano Fresco fue detenido junto a su esposa Verónica Altamirano por la policía, sospechado de haber participado en la maniobra que terminó con una explosión en las oficinas de Indra.

Contratista de la empresa Telefónica, en las redes sociales, Fresco mantenía un perfil bastante activo en el que demostraba su fanatismo por el “Indio” Solari y su cercanía con Cristina Kirchner.  Hincha de Chacarita, sus publicaciones en Facebook lo muestran como un hombre “familiero”. En sus fotos casi siempre se lo ve junto a amigos y seres queridos. 

En su muro de Facebook aparecen numerosos posteos cuestionando medidas impulsadas por Mauricio Macri. "Antes hablaba CFK y nos perdíamos la novela. Ahora habla Macri y nos perdemos el laburo, la libertad de expresión, la comida, y la jubilación", escribió el 28 de agosto de 2016.

Sin embargo, aunque su perfil virtual no se parece al de un experto en explosivos, la Justicia asegura que existen pruebas concretas contra Fresco. 

La inclinación política de Fresco en redes sociales es clara. Este dato no es menor ya que uno de los interrogantes que buscan develar los investigadores es si el atentado tiene connotaciones políticas.

"Este hombre sí recibió una pesada herencia y no mató de hambre al pueblo", publicó el 23 de julio del año pasado junto a una foto de Néstor Kirchner.

“La persona detenida (por Fresco) sería quien requirió por vía telefónica los servicios de una mensajería situada en Pueyrredón 1357, piso 1”, contó en diálogo con Perfil.comuna alta fuente judicial que sigue de cerca esta investigación.

“Un empleado de la mensajería pasó a buscar el paquete por una puerta de un hotel en Constitución”, agregó. “La investigación llevó a identificar al detenido como quien lo habría entregado para ser llevado a Indra”, aseguró.

La explosión ocurrió el 10 de agosto en las oficinas que tiene Indra en Puerto Madero. A raíz de este hecho una recepcionista de 25 años y un cadete de 38 resultaron heridos. La mujer, según trascendió, todavía está recibiendo ayuda psicológica.

De acuerdo con los resultados de la pericia, el explosivo que obligó a reforzar la seguridad en las elecciones del 13 de agosto pasado era una bomba casera rellena de pólvora negra. 

"El mecanismo contaba con una trampa para ratones (sistema de retardo) y una batería de 9 volts (sistema de iniciación). Todo ello dentro de una caja de madera con tapa de apertura tipo bisagra", afirma el informe de la División Explosivos de Policía Federal.