Día del maestro

La educación, según las maestras

Dos docentes con realidades distintas analizan lo que pasa en las aulas de hoy y de ayer, en el 129 aniversario de fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento.
lunes, 11 de septiembre de 2017 · 10:00:00 a.m.

Ser docente es una vocación que va más allá de cualquier contexto social. Ser maestro es un compromiso, un desafío que asumen con ellos mismos y con los demás. Están los rurales y los de ciudad, los innovadores y los conservadores. En diferentes contextos y con desafíos particulares, todos comparten la pasión por enseñar y no bajan los brazos a pesar de las dificultades con las que se topan a diario. No están motivados por la remuneración económica ni por el reconocimiento. Su satisfacción pasa por saber que sus alumnos aprenden, en algunos casos con pocos recursos materiales, y por cumplir con éxito su tarea pedagógica.

En el día del 129 aniversario del fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento, el creador de la escuela argentina, Silvia Carrión y Pierina Putelli, dos maestras con realidades muy distintas, analizan la educación. 

La escuela urbana Vs la escuela rural

Silvia es jubilada, dedicó 36 años de su vida a la docencia y gran parte de ellos a la docencia rural y Pierina lleva cinco años dedicándose a la docencia. Empezó preparando chicos en su casa y, una vez recibida trabajó en escuelas públicas y privadas. Hoy ejerce en una escuela urbana humilde donde, si bien está a cinco kilómetros del centro, las necesidades son muchas. 

A pesar de las realidades diferentes de dos maestras apasionadas, ambas prefieren la educación rural. Coinciden en que, a pesar de las grandes necesidades, los chicos valoran más cada detalle, todo los sorprende y son mucho más respetuosos.

"Para los chicos del campo una maestra impone respeto. Si bien al principio cuesta entrar en confianza porque son muy tímidos, después pasamos a formar parte de su familia, nos convertimos en un referente. Tuve la suerte de trabajar en los dos tipos de escuela, muchos más años en la rural, y puedo decir que prefieren la sencillez de la escuelita de campo", expresó Silvia.

Silvia Carrión 

"En los dos tipos de escuelas los chicos tienen una misma necesidad: el cariño. En el caso del niño pobre necesita cariño porque sus padres trabajan mucho o porque sus familias son ensambladas. En el caso del niño de escuela privada lo necesita porque su papá viaja mucho. Los chicos de escuelas privadas tienen menos respeto por los docentes y nada los sorprende porque tienen de todo. En cambio a los chicos de escuelas rurales les llevas una fotocopia a color y para ellos es grandioso. Yo también prefiero la docencia rural", expresó Pierina. 


La educación sexual en las escuelas

Apenas unos años atrás era un poco impensado que la materia "Educación Sexual" formara parte de la currícula de las escuelas. Hoy, ya casi es una realidad. 

Silvia, cree que la educación sexual debe estar a cargo de los padres, porque hay veces que para los docentes es muy difícil. "Los docentes deben estar muy bien asesorados para poder dar esa materia. Para mí es un arma de doble filo, por ahí los chicos preguntan, quieren saber, pero no todos los padres están de acuerdo", expresó.

Para Pierina, maestra de una escuela urbana, quien lleva cinco años en la docencia, "Los chicos lo tienen que aprender. Los padres son los primeros que piensan en lo explícito, pero la Educación Sexual va más allá de eso, incluye el cuidado y el conocimiento del cuerpo, la higiene, el respeto". 

Pierina Putelli
 

La educación de hoy y la de ayer

"No es mejor ni peor, es distinta. No teníamos tanta tecnología, no nos mandaban libros ni nada. Nosotras llevábamos todo, sacábamos plata de nuestro bolsillo en muchas oportunidades. Lo que si era distinto es el respeto. Los padres nos daban autoridad y los chicos nos respetaban. Hoy en día hay que cuidarse de lo que se dice y de lo que no, nunca sabemos con qué pueden salir los niños o los padres", opinó Silvia. 

Pierina, es más joven y tiene menos experiencia, pero se describe con mentalidad de más grande, también opinó. 

"Muchos se dedican a la docencia porque creen que es fácil y no se dan cuenta que los niños son las personas que van a tomar decisiones sobre nuestro país cuando nosotros seamos grandes. Los chicos necesitan apoyo emocional, saber cuáles son sus límites y yo me comprometo con eso. Mis alumnos son mi familia en la escuela y me ocupo de que sean niños críticos, que formen su opinión. Muchos chicos creen que van a la escuela por obligación pero no se dan cuenta que es su futuro por eso siempre trato de que le encuentren un porqué a cada cosa nueva que aprendemos". 

 

Galería de fotos