Editorial

La jugada de CFK y su rebote en San Juan

Los K están afuera del PJ en Buenos Aires y adentro en la provincia. ¿Cómo jugará eso en campaña? La parábola de este rompecabezas. Por Sebastián Saharrea.
sábado, 17 de junio de 2017 · 10:36:00 a.m.
Son elecciones en cada provincia, no una nacional. Esa fue la definición predominante entre la dirigencia peronista local para explicar el delicado equilibrio que deberán ensayar en la próxima campaña para no confundir los tantos. Ni las lecturas posteriores de ganadores y perdedores.
Una pregunta al hueso sería ésta: si bien no habrá un conteo nacional, ¿podrán en el peronismo sanjuanino festejar una victoria en Buenos Aires si la triunfadora es Cristina? La respuesta tiene mil matices, bordeados por el interés político y las afinidades.

Técnicamente y por lo que parece si es que concreta su candidatura, Cristina no es PJ. Pero su frente de Unidad Ciudadana bonaerense estará plagada de peronistas de incuestionable filiación partidaria, además de otros tantos por fuera del partido del general. Con un detalle adicional: como viene la mano, tendrá al PJ enfrente constituido como tal y con sigla partidaria.

¿A quién preferirán entonces los habitantes de frente sanjuanino Todos? Nuevamente la respuesta es diversa y compleja, comenzando por el intestino de los peronistas provinciales y siguiendo con los debajo firmantes, entre quienes es probable que no prefieran a ningún peronista.

Vamos por parte para explicar este rompecabezas. Porque los kirchneristas sanjuaninos de paladar negro, son también en su mayoría peronistas (los hay filoperonistas como el Frente Grande o Kolina, los hay de otro partido como el radicalismo alfonsinista) y en este caso comparten el frente con el PJ oficial encabezado por el gobernador Uñac. 

Lo estuvieron desde antes de que se conociera la ruptura de CFK con el PJ bonaerense, reafirmaron su pertenencia luego de la separación de bienes con Randazzo. Encabezados por el senador Ruperto Godoy, hicieron una puesta en escena en un hotel cinco estrellas días antes de la presentación del frente Todos, en todo momento reafirmando su identidad kirchnerista y también la conducción de Sergio Uñac en la provincia.

Pero en política, la propiedad transitiva no existe. Eso de que si a es igual a b y b es igual a c, entonces a es igual a c, está lejos de verificarse. Viene a cuento por eso de que si CFK es Godoy en San Juan y Godoy es el PJ oficial encabezado por Uñac, entonces el PJ sanjuanino es igual a CFK. Y no hay nada más lejano de la realidad.

En la provincia, todo el arco dirigencial del peronismo se encolumnó con Randazzo no ahora sino desde hace mucho tiempo atrás, cuando el ex ministro apenas insinuaba con orejear la baraja. Lo hizo el gobernador Uñac, lo hizo también el diputado nacional Gioja y lo hicieron en on y en off cualquier dirigente de la estructura, desde los más jerarquizados hasta los ordenanzas de la calle 25 de Mayo. Todos en el PJ local –con excepción de los kircneristas encabezados por Godoy- pensaron que en un lance Randazzo-CFK se podía manifestar un moderado respaldo al ex ministro, pero sin romper con CFK. Pero ese lance no se dará, y ahora habrá que recalcular.
Lo que se modifica en ese proceso de recálculo no son más que los plazos: sin que hoy se pueda dar algo por definitivo, lo que podrá ocurrir si las cosas son así es que el cruce entre Randazzo y CFK se extienda por más tiempo, en lugar de saldarse en las Paso de agosto se extienda hasta la general de octubre. 

Y entonces será más difícil sostener la armonía por más tiempo, sumado a que el paso del tiempo identifica tendencias: ¿qué pasaría si el electorado bonaerense polariza entre el macrismo (Manes-hormiguita) polariza con Cristina, y queda por lo tanto fuera de la foto el peronista Randazzo?, ¿puede eso ocurrir?, ¿qué espejo generaría en San Juan?
Sobre las probabilidades de que eso ocurra no hay nada escrito, sí en cambio la certeza de que ambos lo van a intentar. Sirve como imagen la foto de partida: en todas las encuestas CFK aparece separada de Randazzo con una ventaja apreciable, aunque puesto esto en la mesa de arena de una Paso y sin contar los innumerables factores que aparecerán a lo largo de una campaña extensa. Además de extraña.

Que será aún más extraña si es que se generara un efecto arrastre en San Juan de lo que ocurra a nivel bonaerense, lo que muchos están tentados en citar como nivel nacional aunque sea apenas la provincia más poderosa del país y que funcione como caja de resonancia. Al fin y al cabo, Alika-alikate o Massa también fueron fenómenos "apenas” bonaerenses con reververancia en todo el país.

Lo extraño sería que el frente sanjuanino Todos recibiera influencia de lo que ocurra en Buenos Aires, en un hipotético lance polarizado del macrismo-CFK y el candidato peronista Florencio, el preferido por estos pagos, fuera de la conversación. Siempre habrá una línea argumental para eso: cada provincia es un mundo y en cada una el PJ hace su juego de acuerdo a ese contexto. Y es válido porque es real, ocurre que los vientos de los microclimas políticos nacionales (o "apenas” bonaerenses) suelen extender sus ráfagas hacia todo el país. Y ojo que esos vientos pueden ser buenos o pueden ser vendavales en contra.

Una alternativa ante este nuevo tablero sería que el kirchnerismo provincial busque tener más juego. El momento de las candidaturas es ahora y tiene vencimiento el próximo sábado, es de tiro corto y por lo tanto es más difícil que opere. Incluso, ya el senador Godoy anunció que está buscando una lista de unidad que fortalezca al gobernador Uñac, por lo tanto es poco probable que se aparezca con una lista alternativa ahora que tienen a CFK en persona en el ruedo político. Es más, citó a la propia ex mandataria como aval para integrar el frente en San Juan.
Pero como la campaña es larga, si el toma y daca se concentra en Buenos Aires como duelo excluyente, esas esquirlas pueden llegar hasta San Juan. En la propia conducción del PJ local es ampliamente predominante la pretensión de mantenerse lo más lejos posible, para evitar impactos ajenos. Si se podrá o no es otra novela.

Otro condimento en este berenjenal es el PJ nacional. Y no es abstracto, se trata de la conducción del propio José Luis Gioja. Nadie dijo esta boca es mía sobre el subrepticio apartamiento de CFK, pero hubo algunos detalles que no habría que pasar por el alto. 

Como el mandatario puntano Alberto Rodríguez Saá, quien de un solo saque dio dos novedades atractivas para la comidilla política vernácula. Una, que figura entre quienes respalda al frente Todos con eje en el PJ local, lo que implica una revisión de su histórica proximidad con el senador Roberto Basualdo. Y otra, que habló con el presidente del PJ nacional, es decir Gioja, para decidir su apoyo a CFK en Buenos Aires. Como se sabe, el partido del puntano (y su hermano Adolfo, sin que sea un dato menor), Compromiso Federal, es firmante del frente de CFK en Bs. As., ahora se conoció de su boca que habló con el presidente nacional de PJ sobre eso.

Si eso deparará nuevas lecturas o consecuencias, lo revelará la propia campaña. Ya las cartas están sobre la mesa, falta der vuelta las de las candidaturas. Falta poco y será otra película.