finanzas y chismes de negocios

Un plan para dar energía limpia a las minas del Valle del Cura

Es la energía geotérmica, ¿una sociedad entre Barrick y el gobierno? El fondo anticíclico goza de buena salud. La tensión CFK-Techint causó preocupación por Punta Negra. Por Ricardo Olivera.
lunes, 17 de septiembre de 2012 · 10:12:00 a.m.

-Habrá sorpresa con la energía geotérmica en los próximos meses. Hay negociaciones muy avanzadas para que la empresa Barrick se asocie con la provincia para la construcción de una planta generadora en Iglesia. La zona es aquella en que se iniciaron, tiempo atrás, las investigaciones que resultaron, a priori, exitosas. Los primeros pasos fueron dados cuando Francisco Alcoba, actual ministro de Hacienda, era el titular de la EPSE. Nunca se abandonó la idea, pero perdió protagonismo frente al rápido avance del parque fotovoltaico. Tal como comentáramos en su momento, cuando hubo cambios sustanciales en la conducción de la minera Barrick, el nuevo encargado de la operación mundial es Igor González, peruano que no sólo conoce al detalle las características de las explotaciones de San Juan, Veladero y Pascua Lama, sino que estuvo siempre muy interesado en las energías alternativas. También se dio que el nuevo responsable de Barrick Sudamérica, el argentino Guillermo Caló, trabajó en Iglesia, específicamente en Veladero, y conoce de cerca las posibilidades de esta fuente inagotable de energía que, si bien no podría asimilarse a las termas de Copahue, tendría capacidad suficiente para abastecer sin problemas a las dos minas en el Valle del Cura.

-Uno de los problemas principales que enfrenta el emprendimiento binacional Pascua Lama, es el de la provisión de energía, que se necesita en cantidad abundante. En principio se pensó proveerla desde Chile, pero del otro lado de la cordillera han aparecido problemas severos con la aprobación de una planta térmica, causa posible del diferimiento recientemente anunciado para el comienzo de la operación. La geotérmica de San Juan podría ser la solución perfecta porque, aunque no se ha dimensionado su potencialidad podría haber sorpresa consu real magnitud.

-No obstante haber cambiado de actividad, se entiende que, vista la posible oferta de inversión inmediata, Alcoba podría retomar la conducción circunstancial de la negociación al menos hasta tanto Víctor Doña, titular de EPSE, se terminara de poner al tanto de los detalles. Hay muy buena relación entre ambos y con el ministro de infraestructura José Strada, todos vienen de trabajar juntos. Si bien un optimismo exagerado podría ser prematuro, volvemos a decir que podría haber novedades impactantes en poco tiempo. De más está decir que, el eventual funcionamiento de las minas con energía limpia, cerraría el paso a críticas ambientalistas y sintonizaría con las tendencias mundiales en la materia.

-La semana pasada, la Cámara de Diputados recibió el detalle de colocaciones del Fondo de Reserva Anticíclico creado por ley 7567. El monto acumulado a junio de 2012 es de 476 millones y monedas, cifra que se supone suficiente para abonar dos nóminas salariales completas. Según el presupuesto en ejecución, dos nóminas suman 525 millones, porque lo previsto para salarios en el año es un total de 3.413 millones que hay que dividir en 13 pagos, 12 meses más aguinaldo. Según esa cuenta estarían faltando 50 millones, pero se entiende que, llegada la eventualidad de tener que echar mano a esos fondos, estaría también disponible la recaudación local para completar. Ese fondo es una rareza en la historia contemporánea de las provincias, la mayoría con dificultades extremas para pagar a fin de mes.

-Jugando a analizar posibilidades, del estudio de la colocación de esos fondos surgen cosas interesantes: Más del 80% del total está puesto en bonos públicos, es decir, la provincia le está prestando plata a la nación. Algunos, incluso, con vencimientos lejanos como el 2018 (BOGAR) o 2017 (BONAR). Es natural pensar que la principal característica de una reserva es la de su fácil disponibilidad, caso contrario no es reserva. Es como cuando uno carga un bidón de combustible extra para viajar a la montaña, el bidón debe estar a mano para cuando se acabe el tanque del vehículo. De ahí que los administradores del fondo se encuentren frente a permanentes dilemas, como el de aprovechar una buena tasa de interés que defienda de la inflación (“que no existe pero que genera precauciones”) u optar por perder plata privilegiando la inmediatez de la disponibilidad.

-Se sabe que el plazo fijo a 30 ó 60 no es opción, se pierde mucho. Es cierto que existe un mercado secundario en el que se pueden negociar los papeles antes de su vencimiento, pero, claro, haciendo eso se pierde plata. Siempre se recuerda cuando el gobierno de Juan Carlos Rojas perdió en una sola operación 50 millones de dólares liquidando los 180 millones que la nación había entregado para cancelar viejas deudas. El dólar desapareció como posibilidad por razones políticas. Si Presidencia está recomendando pensar en pesos, un Estado provincial con gobierno del mismo palo no debería contradecirlo por razones de coherencia. Las acciones ofrecen menos garantías y tienen mayor volatilidad.

-No quedan muchas opciones, pero el dilema sigue presente. Prestar plata a un Estado nacional con déficit cada vez más alto comienza a implicar un riesgo. Se agrega que la provincia, o cualquier administración pública, tiene reglas estrictas para usar su dinero, no podría hacer lo que le está permitido a un particular, tener la plata en una caja fuerte o en una caja de seguridad. Todo tiene que pasar por el sistema financiero. Es para creer que los responsables del manejo de ese capital de casi 500 millones deben estar durmiendo menos a causa del seguimiento cotidiano de cada operación.

-Una cosa ha sido buena: en el último ejercicio, las ganancias nominales han rondado un promedio del 25%. Se ha logrado ganar un puntito a la inflación (“que si bien no existe, hay enemigos que la calculan en el 24%”). Vale aclarar, una vez más, que se trata de numerales puestos en una cuenta. Transformar esos números en liquidez real, puede significar un resultado distinto.

-Entre los entendidos de los recovecos de la economía provincial, causaron gran preocupación las recientes declaraciones de Paolo Rocca, titular de Techint, expresándose en contra de las principales políticas del gobierno nacional. Techint es la concesionaria de la construcción del dique Punta Negra, en importante grado de avance pero con mucho por andar para su finalización. Tal cual informáramos en otro comentario, la obra exige un ritmo de desembolsos mensuales de 50 millones y tiene trabajando a más de mil obreros y técnicos. Esos fondos deben ser provistos por la nación, jurisdicción que viene retrasando los envíos para prácticamente toda obra pública en todo el país.

-Es frecuente que las empresas contratistas colaboren con la gestión de cada remesa de fondos, en definitiva son las directamente beneficiadas con las obras. Se sabe que Rocca habría decidido excluirse de ese tipo de trámites para moverse con total libertad en su toma de posición global frente al gobierno. Tampoco estaría dispuesto a aceptar cualquier dilación en los pagos. Directamente está en llamas. Una eventual ruptura de la relación retardaría largo tiempo la obra con el consecuente perjuicio para el personal involucrado. Por ahora la sangre no llegó al río por la excelente relación que cultiva la provincia con las áreas de infraestructura y economía de la nación. Como prueba de ello, esta semana que pasó se habilitó, desde infraestructura que dirige Julio De Vido, una reunión cara a cara con el thinktank de Economía, Axel Kiciloff. El objetivo es lograr que todo se mantenga en calma.